Martiniega

“…de puro familiares no tendréis digno cantorA. Machado

B.S.O.: Ludovico Einaudi – Fairytale

Anuncios

22 comentarios en “Martiniega

  1. Tendré que ir a Alcañices para ver esa escalera y edifio ; hermosa foto. La música de Ludovico es de las que me gustan, acompaña estupendamente el poema de ” las moscas” de Machado. Aunque ahora con estos frios no creo que haya ninguna, pobrecitas….
    El edificio ¿Lo hicieron con los impuestos de la martiniega ?….

    Un abrazo.

    Me gusta

    1. En teoría, no: la martiniega era un impuesto real. Alfonso X concedió a Alcañices la recaudación (bastante antes de que existiera el marquesado)
      Un abrazo, Inés

      Me gusta

  2. La martiniega creo que era un impuesto que pagaban los campesinos a sus señores; imagino que este palacio representa la riqueza de los señores, especialmente en Aliste, conseguida a base de quedarse con los mejores ganados. La foto tiene ese tono especial que da la piedra.
    Un abrazo.

    Me gusta

    1. Era un impuesto real: en Alcañices, antes que los marqueses lo recaudaron los templarios, que fueron quienes fortificaron la villa.
      Un abrazo, Valverde

      Me gusta

    1. Gracias, Katy. Hoy es una residencia de la tercera edad, pero el edificio sigue teniendo un aspecto (al menos por fuera) impresionante.
      Abrazos

      Me gusta

  3. Me gusta mucho ese punto onírico que les estás dando a la fotos. Misterio, sugerencia, aventura… todo a la vez. Ese ¿canalón? que se empeña en devolverme al tiempo y al espacio que estaba deseando abandonar, que lo quiten por Dios.

    Un abrazo

    Me gusta

    1. 🙂 ¡Pues espera a ver la siguiente!
      El punto onírico lo persigo a menudo, pero no siempre lo encuentro. Y lo del canalón… supongo que lo instaló el mismo que el de la farola de la estación, jejeje
      Un fuerte abrazo, Adra

      Me gusta

  4. Vivían bien los señores a costa de los campesinos, cobrando impuestos y viéndolas venir :p
    Guapa foto 😉
    Buen miércoles.
    Un beso

    Me gusta

    1. Jjejeje Hombre, si se hubiese podido elegir, todos habrían querido ser nobles!
      Un abrazo, Laura

      Me gusta

  5. Menos mal que vais dando pistas, porque no tenía ni idea de Martiniegas ni de Las moscas. Ahora sí 🙂 Adopté una vez una mosca, quedó la última del verano, y me duró hasta casi Navidad. Creo que es algo increíble, para una mosca; pero la cuidé muy bien. Hasta le puse nombre. A veces la soledad hace esas cosas. ..
    Cuánto sabrán las moscas de las vidas de las gentes…

    Fotografías lo infotografiable, Xibeliuss. El dorado de otros días y esos rayos de luz atrapados en las balaustradas que otras manos habrán asido, a veces con firmeza, a veces cansadas…

    Un abrazo

    Me gusta

    1. ¡Ostras, muchas gracias, Moni! Ya me gustaría, ya, fotografiar lo infotografiable. Pero lo intento.
      Un abrazo

      Me gusta

  6. Llegado hasta aquí, despues de leer todos los comentarios,¡hay que ver la de cosas que me has enseñado!. Me alegra que al final el edificio esté destinado a un uso publico, (espero que no sea una residencia privada).Bueno y si es así sugeriría que alguna vez suene dentro de esas paredes la música de Ludovico.
    Un abrazo.

    Me gusta

    1. Pues no lo tengo muy claro, Tejón, pero temo que es privada. Al menos la regentan unas monjas. Y sí, seguro que no les venía mal la música de Ludovico 🙂
      Un abrazo y cuidate!

      Me gusta

  7. Sangre, sudor y lágrimas costaba pagar la dichosa martiniega al señor, como muchos otros impuestos que freían a los de siempre (¿nos suena?). Esa piedra caliza, dorada, bien parece de Cáceres, Salamanca o Úbeda.
    Un saludo

    Me gusta

    1. Jejejeje Sí que me suenan, Carmen. A todos, me temo. Alcañices está muy cerca de Zamora capital, con lo que su arquitectura ya es muy distinta de la de aquí de Sanabria. Übeda no lo conozco, pero aire cacereño o salamantino sí que tiene.
      Saludos

      Me gusta

    1. Yo descubrí a Ludovico en la banda sonora de “Intocables” – gran película, además – pero tiene una carrera bastante larga. Vale la pena explorarla.
      Un abrazo, Kiko

      Me gusta

  8. Vaya hermoso rincón que has traído. Me encanta el ángulo de la escalera, qué pena que estuviera ese coche aparcado pero no se puede pedir todo ¿verdad?
    Salu2

    Me gusta

    1. 🙂 Sí, el coche también… aunque me mata más el canalón justo en el medio. Pero que se le va a hacer: si están poco se puede/debe hacer…
      Saludos, Juan Carlos

      Me gusta

    1. Es una casa muy “castellana”, sí. El ángulo… pues mucha “culpa” tiene lo que dice Juan Carlos: minimizar el impacto de los coches aparcados; así encontré los reflejos en la barandilla (y en las moscas).
      Abrazos, Ñoco

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.