Oferta de Empleo

Un país. Este país. Un ciudad con torre hercúlea. Una joven recién licenciada en veterinaria. Una clínica. Una oferta de trabajo:

– Contrato en prácticas de tres meses
– Horario de la clínica: de 9 a 21h. Muchííííísimo trabajo, con urgencias (y todo)
– Para comer, mejor llevar un bocadillo porque a esas horas se hacen las operaciones y hay que estar.
– Sueldo: 0 (cero) euros. Pero pagan los Seguros Sociales, previa firma de una nómina ficticia.
– Cuando la joven les dice que tiene veinticinco años cumplidos, le responden que entonces los Seguros Sociales tampoco, porque ya no tienen bonificación. Que se los tiene que pagar ella (la joven). Y firmar la nómina ficticia.
– La joven no acepta. La clínica, que esta muuuy interesada, ofrece otra solución: no la dan de alta y ya está. Pero se tiene que “esconder” en la parte de atrás, fuera de la vista del público.

Esto no es un cuento. Esto es una historia real.

Ha bajado el Paro. ¡Bendito sea el Señor de las Cifras Estadísticas!

Y, entre tanto, todos pendientes de las graciosas aventuras de la duquesa y el agente de la autoridad.

Nosferatu

Anuncios

26 comentarios en “Oferta de Empleo

    1. Pero ellos la realidad no la quieren ver: como mucho, desde detrás de los cristales tintados del coche oficial. Sólo les valen sus interpretaciones de los números.
      Abrazos, Valverde

      Me gusta

  1. Arrasan como nos cuentan que arrasaron los bárbaros y sufrimos en nuestros amigos, en nuestros familiares o en nosotros mismos las consecuencias de la perversión de todos los valores de sus acciones ¿ Qué sentido tiene la palabra cuando ya no tiene el valor de significar lo que es ? Las cifras que son utilizadas para dar consistencia a los argumentos son números sin valor. Palabras sin sentido, cifras sin valor. ¿qué ocurrirá cuando algún día tengan que decir alguna verdad ?

    Me gusta

    1. Posiblemente su cerebro entre en cortacircuito y se queden bloqueados, como los replicantes de Blade Runner 🙂 Pero eso nunca llegará a pasar.
      Gracias, Antonio. Saludos

      Me gusta

  2. Hombre, es que lo de la duquesa y el agente SÍ es un tema importante… lo de la explotación a muchos, o el maltrato a pobres que saltan vallas, o el abuso descarado de ciertas corporaciones, o… , o…., …..( hay tantos “os”)… son problemas incorpóreos y casi inexistentes, que son exagerados y difundidos por cuatro perroflautas interesados en quitarle el poder a los españoles de bien.

    Me gusta

    1. ¡Ay, sí! Mira que somos recalcitrantes, que miramos el dedo en vez de lo que nos señala. Bueno, el dedo… y la mano detrás.
      Saludos, Hastaloswebix. Da recuerdos en la aldea irreductible 🙂

      Me gusta

  3. Como me suena esto a una historia que escribo estos dias. Jornada de trabajo que comienza a las siete y termina a las venticuatro, ningún dia libre los primeros meses,seguros sociales no, contrato no, sueldo mil pesetas al mes con alojamiento y manutención así controlan todo tu tiempo. Y tenias que dar las gracias por haber sido elegida y aceptada, con la condición de que dejaras de hablar paleto……
    Cuarentainueve años despues creo que todo sigue a peor….
    Ser esclavos parece ser el destino de muchos seres humanos.
    Yo no lloré la muerte de mis amos cuando les llegó la hora y no pudieron llegar al teléfono.
    Daberia pensar que soy cruel ?……
    Lo de la duquesa es un modo nuevo de darse publicidad………..

    Me gusta

    1. ¿Cruel? ¿Quién es más cruel? Creo que es una cita de una película: “Yo confío plenamente en la Justicia del Señor, por eso voy a hacer todo lo posible para que se cumpla cuanto antes”
      Un abrazo, Inés

      Me gusta

  4. Así estamos y es la triste realidad aunque nos pese 😦 Tener trabajo hoy es una lotería, a costa de trabajar más por menos…
    Buen finde.
    Un beso

    Me gusta

    1. Pero a esto no se le puede llamar siquiera trabajo, Laura. No es trabajar más por menos, es pagar por trabajar. Una nueva forma de esclavitud.
      Abrazos y buen fin de semana!

      Me gusta

  5. Yo cuando empecé a trabajar estube tres años sin seguridad social, pero esta claro que vamos de mal en peor, pero mucho peor!!
    Un abrazo

    Me gusta

    1. No lo voy a justificar nunca, pero trabajar sin seguros puede entenderse en situaciones muy específicas y en periodos cortos (por los que muchos creo que hemos pasado) ¡Pero esto…!
      Fuerte abrazo, Arena

      Me gusta

  6. Anda!, por ahí he pasado yo!!
    La clave está en “la joven no acepta”.

    Pero seguimos tragando. Y si no…hay muchos a la cola.
    Que tragaderas. Que país. Que jeta. Que vida. Que mundo. Y “ellos” riéndose a mandíbula batiente…Lo llevamos claro…

    Un abrazo, Xibeliuss:)

    Me gusta

    1. Sí: lo único esperanzador en esta historia es “la joven no acepta”. Y espero que nadie lo haya aceptado, a ver si la clínica aprende algo. Eso si no se lleva una denuncia anónima y le cae una inspección, que seguro algo encuentra.
      Gracias por pasar, “Anónimo”. Saludos

      Me gusta

  7. Y la lideresa llama terroristas a quienes salen a la calle a protestar, a esta gente ¿cómo llamará a estos esplotadores?, ¿y al “señor” Díaza Ferrán?, ¿y a Blesa?…

    Me gusta

    1. A esos los llama amiguetes y quedan para cenar – con cargo a dietas públicas, claro 🙂
      Un abrazo, Tejón

      Me gusta

  8. Aunque no tan extremas como en este caso, que es fácil comprender por qué es rechazado, hay condiciones leoninas y malas prácticas de ciertos “patronos” sobre los contratados completamente inaceptables y denunciables. Me pregunto muchas veces dónde están, porque existir existen, los inspectores de trabajo. Cosa aparte son las estadísticas.
    Un abrazo.
    P.D. Siempre tuvieron fama los “gordini” de escasa estabilidad.

    Me gusta

    1. Este caso es extremo y espero que no sea más que una excepción. Cierto que siempre habrá patrones que intenten aprovecharse de las situaciones, igual que también hay obreros de ese tipo. Y, en estos tiempos, hay pequeños (micro) empresarios que lo están pasando muy mal y ofrecen lo que pueden, aún sabiendo que no es lo que deberían ofrecer.
      Un abrazo, dlt.

      Me gusta

  9. 😦 A mí me ofrecieron 225€/mes por media jornada. En un despacho de abogados (igual es mucho decir porque era un abogado solo).Sin alta, claro. Cuatro horas de mañana. El puesto era algo así como de “secretaria” multiusos; recados, cobros, archivo, teléfono…. Ya sé que es poco dinero, dijo, pero tampoco es mucho trabajo, muchos días estarás sola y cuando tengas un rato libre igual puedes “darle una vueltina” a todo esto, antes venía una mujer a hacer la limpieza, pero ya no viene…

    Yo tampoco acepté, lo peor es que quizá ahora si lo aceptase.

    Me gusta

    1. Jod… Me has dejado mal cuerpo, Adra… porque es cierto: quizás ahora sí lo aceptásemos.
      Un abrazo.
      Pd. Me guardo para otra ocasión más festiva la ingeniosa respuesta sobre Dolores Abril, Pimpinela y las citas a Lina Morgan…

      Me gusta

  10. A lo mejor la solución está en contratar a tres asesores para cada uno de los inspectores de trabajo…:-)
    Para echarse a llorar…

    Un abrazo, Xibeliuss.

    Me gusta

    1. ¡Ay! Calla, calla: los asesores serán para los puestos políticos que “dirigen” la Inspección. Sí, para llorar.
      Un abrazo, Marisa

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.