Batalla de Gallos

“Estoy intentando ser consciente de que el sol sigue allá arriba. Estoy intentando controlar mi ira, no tragar de golpe y así, poco a poco, saborear la vida. Estoy intentando decir la verdad y hacerlo de la manera que menos duela, dejar de usar la rueda y gastar más suela. Estoy intentando no echar la culpa a otros cuando algo sale mal, pisar un suelo más natural, salir de vez en cuando de esta ciudad áspera y artificial. Estoy intentando aprender a sonreír cuando me demuestran que me equivoco, a dejar de disimular que soy un loco, a sentir la energía de cada pequeña cosa que toco. Créeme; lo estoy intentando.

“Estoy intentando dibujar sonrisas en mi barrio, intentando decidir si prefiero unos ojos o unos labios. Estoy intentando memorizar cada sueño cuando me despierto y caminar sin dudar porque cada instante de duda es un instante muerto. Estoy intentando hablar más con desconocidos y no girar la cabeza cuando alguien me mira demasiado. Estoy intentando ser neutral y objetivo, tomarme la vida con la perspectiva del que no se queja, aunque tenga algún motivo. Estoy intentando escribir y vivir para volver a escribir y hacer de ese círculo un maravilloso jardín en el que existir. Estoy intentando callar cuando no sé qué decir, plantarme y discutir antes de agachar la cabeza y huir. Créeme; lo estoy intentando.

“Estoy intentando dar de comer a cosas invisibles,a enamorarme de cosas insignificantes, a no dar importancia a esas cosas que nos venden como grandes. Estoy intentando pensar más en los que me quieren, reírme de mis fobias. Estoy intentando que mi corazón no se acelere si se acercan quienes me odian. Estoy intentando asumir que el mundo no es justo y que el rencor de otros es lógico y que el amor se marchita si no lo riegas, y que la muerte no avisa cuando llega y que quien juega limpio no siempre recibe apoyo. Estoy intentando dedicar más tiempo a mirar las estrellas, a beber más agua, a abrazar, a besar y a dar muestras de afecto sin un motivo aparente. Estoy intentando ser más imperfecto, hacer lo incorrecto, ser más imprudente. Estoy intentando liberar al payaso que encerré en la mazmorra de la vergüenza hace tiempo ya, a no hacer algo porque lo hagan los demás,  a hablar con los animales y tratarlos como a iguales. Estoy intentando ser más insensato y así amar, entregarme sin medida; ser feliz, aun que sea a ratos, y darle un sentido a esto que llaman vida. No sé si lo conseguiré, pero créeme… lo estoy intentando. “
Ignacio Fornés

“En tu cabeza tú eres un narco buscao’ por la policía y tus pistolas son como los unicornios, de fantasía: no hay problema en que tengas enemigos imaginarios, pero sí en que los chamaquitos crean que eres un sicario. Tu no has vivido tres carajos de dificultad en tu vida, a ti no te faltó la escuela, no te faltó comida; si la gente del Congo hubiera tenido tus oportunidades estarían graduados de las mejores universidades, si te llevo de excursión pa’ la Central Africana luego de ver la guerra sales cantando líricas cristianas: allá tu ropita de rapero, tu gorrita de baseball y tus cadenitas de maleante se derriten con el sol. O te llevo para Siria para que sientas los bombazos y veas como dejaron a los chamaquitos sin brazos. ¿Qué vas a hacer cuando a tu hijo lo pillen en la disco y sin delicadeza con una AK le exploten la cabeza? ¿O que le borren la cara a tu hermano de forma violenta?  ¿O que limpien a tu mai con la corta y la cuarenta? Tu eres un puto cabrón rapeando sobre cómo volar sesos en un país donde te matan por robarte un peso […]

He sacado ya cinco discos y todavía no soy rico, unos me llaman comunista demagogo cien por cien, la ultra derecha me odia, la ultra izquierda también. Mi desempeño sexualmente está por el suelo, después de burlarme de los calvos me estoy quedando sin pelo. Le dije hijo de puta al gobernador y aunque se lo merecía en mi interior me arrepentí y no lo dije hasta hoy día. Antes de entender las desigualdades de las personas me compré un Maserati usado que ahora no funciona. Tengo jodido el crédito, no me venden ni un café, para pagar otra mensualidad prefiero andar a pie. Soy como los boxeadores, manejo mal el dinero, invierto todo en mi carrera porque el arte va primero. Soy el mas lento de mi familia, no soy brillante, lucho por la educación, nunca fui buen estudiante…”
René Pérez

Después de tanto poner en casa oscuro blues rural en discos de pizarra, cool jazz con poco hielo, soul de Memphis (sólo de determinadas añadas y sólo con origen en determinado barrio), los grandes éxitos de Shostakovich en Dolby 5.1 stereo binaural… después de todo eso resulta que a mi pequeñajo le gusta el rap. Bueno, lo que le entusiasma es una versión de “Gangnam style” llamada “En el paro estoy”. Y El Fary y Manolo Escobar. En serio. Así que me urgía encontrar algo que pudiésemos escuchar juntos en el coche sin tirarnos los trastos a la cabeza.

Ignacio Fornés, conocido como Nach, es uno de los pocos raperos españoles que me llaman la atención y desde hace tiempo sigo su carrera, aunque a cierta distancia. Ahora ha publicado un disco titulado “Los Viajes Inmóviles”, en el que intenta hacer “poesía oral interpretada” (o “slam”, que en inglés suena como más hip); es decir: recita sus textos sobre un fondo de jazz contemporáneo conducido por el pianista Moisés Sánchez. Les queda bonito, oiga, y lo que cuenta tiene su interés. Por cierto: los hiphoperos más talibanes lo están crucificando con todos los medios a su alcance y eso son méritos añadidos: riesgo, ruptura.

René Pérez, alias Residente, y Eduardo Cabra, alias Visitante, forman un grupo llamado Calle 13. A estos los tenía yo por estandartes del reguetón más perrero y, miren qué cosas, se han sacado de la manga un disco de canción protesta para el S.XXI (“Multi-Viral”) en el que hasta aparecen Silvio Rodríguez, Eduardo Galeano y Julian Assange – sí, el de wikileaks. ¿Cosas de la madurez? La música de fondo (las bases se llaman) van más allá del ruido de vinilos rayados y las letras, aunque a menudo caen en el tópico, son de esas que te hacen poner flores en el pelo y salir a la calle a buscar la playa bajo los adoquines – tal y cómo están las cosas, mejor llévense un casco también. Que resulta entretenido, vaya.

Y después de tanta charlatanería, les dejo con mi pieza favorita, la que cada vez busco con más ahinco: 4,33 de John Cage. Disfrútenla hasta el final.

Anuncios

9 comentarios en “Batalla de Gallos

  1. Soberbia entrada,amigo, la lectura llevaba el ritmo y del video final no me he perdido ningún movimiento, la musica estaba en mi cabeza.
    Eres grande e ingenuoso y tu niño ya apunta modales,¿eh?.
    Un abrazo.

    Me gusta

    1. No sé si lo has puesto adrede o es una errata, pero ¡me ha encantado lo de ingenuoso! Te lo robo 😉
      Yo también ando más para allá que p’acá, Jesús: de hecho, esta entrada tenía que haber salido antes, pero me daba cosa publicarla sin tener tiempo de pasar por los blogs amigos… También tengo pendiente mandarte una foto de nuestro tejo.
      Un fuerte abrazo

      Me gusta

  2. ¡¡Vaya!! No se cual me convence más en esta batalla, creo que el que lo está intentando. Creo que muchos lo estamos intentando, aunque en el fondo estemos convencidos de que el esfuerzó será inútil.
    Una entrada brillante.
    Abrazos.

    Me gusta

    1. Intentando… creo que así andamos casi todos, Inés: una cosa u otra. ¿Será inutil? Bueno, eso está por ver.
      Un fuerte abrazo

      Me gusta

  3. Xibeliuss,
    Menuda sorpresa me he llevado al final! y es que no los conocía. Me aplico el cuento: seguiré con el “estoy intentando” no sojuzgar y etiquetar por un estilo musical que no me atrae. Menudas letras…
    Un abrazo!

    Me gusta

  4. A mí también me gusta Nach 😀 Y soy la primera sorprendida, pero me gusta, mucho en realidad. Me encanta lo que hizo con los poemas de Miguel Hernández. Lo de tu peque… es la bomba 😀 . Los míos son de Fito y los Fitipaldis. Los dos, y, aunque el mayor con ocho años,ya “se está quitando, también de Miliki. El hit es hola don pepito, hola don josé.

    Con el vídeo me he perdido 😀 😀 😀

    Un abrazo grande

    Me gusta

    1. Se me olvidó que el título me encantó y me he acordado la letra de “El bravero” gallo muerto en raya gana si el otro corriendo va… y hoy si me da la gana aquí otro gallo no cantará porque si canta se morirá

      😀

      Me gusta

  5. Conozco la música de Calle 13, fue para mí un descubrimiento, con letras irreverentes pero con su pizca de humor caribeño. He aguantado todo el vídeo y he ido imaginando las notas y la melodía, aunque no creo que sea una obra maestra, ni siquiera una obra, quizás un intento, como el texto de Igancio Fornés. Una entrada muy bien elaborada.
    Un abrazo.

    Me gusta

  6. Que en esta batalla de gallos cada uno logre al final lo que está intentando;)
    Oí en esos 7 minutos mi preferida.
    Buena semana.
    Un beso.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.