Pastillas para dormir

pastillasparadormir_terraholy

No puedo dormir.

Bueno, jajá, dicho así, suena más grave de lo que es. Parece el comienzo de un cuento gótico, de esos con viejo de ojos desencajados que se levanta a recorrer su mansión palmatoria en mano mientras la tempestad arrecia contra los ventanales del hall. No, lo mío es algo más de andar por casa, más del día a día, jajá. No es que sea grave, pero sí molesto, como una caries que sólo hace daño cuando bebes algo demasiado frío y no te acuerdas de ella hasta la próxima vez. Ni siquiera puedo decir cuándo, cómo empezó. Un día me pareció que me levantaba demasiado temprano, siempre una hora antes al menos que cualquiera en la casa; y, aún así llevaba ya un buen rato dando vueltas en la cama. Y no era cosa del día anterior ni de la semana pasada. ¿Un mes, dos? No pude saberlo. Tampoco quise preocuparme. Son etapas. Eso, etapas.

[…] Pueden leer el relato completo en El Club de Lectura, pulsando aquí. Por supuesto, como siempre, gratis y sin compromisos.

Foto: Terra Holy – visto en Unsplash [Free (do whatever you want) high-resolution photos]

Re-Procesado propio.

Anuncios

14 comentarios en “Pastillas para dormir

  1. Por eso no tomo yo pastillas para dormir. No son buenas y te pierdes muchas cosas, a las cuatro de la madrugada e incluso antes.
    Me ha gustado el cuento.
    Un abrazo, Xibelius.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Ay, Katy! pero en algún momento hay que descansar, y si es tu propio cuerpo, o tu mente, quien no te deja…. puede ser un problema gordo.
      Gracias. Un abrazo

      Me gusta

  2. Eso de “inicié el swing” no lo entiendo muy bien, pero no me suena nada bien, intuyo. Y menos con esa maza en la mano 🙂

    Por las noches suceden las cosas más interesantes. Si la gente supiera jaja XD

    Siempre me ha atraído el mundo del insomne, y de la noche, sus porqués y sus cómos. Las cosas de Batman, en vez de las de Superman, y las cosas del protagonista “taxidriver”, en vez de las de El gran héroe americano.
    Pero eso de mezclar tantas cosas para dormir, no creo que sea nada bueno. Como no me lo parece el que se de normalidad (aunque yo creo lo contrario-fíjate!- que se da normalidad y aprobación social a la gente perfecta que madruga y siempre duerme bien, y come bien, y lo hace todo bien-normal…hasta que deja de hacerlo…y se presenta con mazos por los pasillos) a la carencia de una necesidad tan básica. A veces hay que saber también pedir ayuda..jeje
    XD

    En cualquier caso, conviene tener la tendencia a pensar que por las mañanas, sean como sean, siempre vuelve a “salir el sol”

    Me encantan estos relatos, y la foto, aunque me da algo de miedito 😉

    Un fuerte abrazo, Xibeliuss

    Le gusta a 1 persona

    1. Jjejejeje Lo de “Inicié el swing” es la típica corrección que metes en el último momento, cuando ya están las rotativas casi en marcha 😀 A veces queda muy bien y otras… pues menos. El “swing” del que habla es el del golf, el movimiento para “patear” la bola. La protagonista es algo pija, y aparte del yoga me pareció que también podría estar familiarizada con la terminología del golf. ¡Y no digo que Yoga y Golf sean pijos por definición, jajaja!
      La foto original es bastante más feliz: https://unsplash.com/photos/pmhdkgRCbtE me temo que, de nuevo, yo soy el responsable de su siniestralización 😀
      Un besote, Móni

      Me gusta

  3. Los genios duermen poco, como mucho cuatro horas, como el gran Julio César, por ejemplo. Por eso ellos tienen días que parecen doblarse mientras que el resto, simples mortales, dormimos siete horas y nuestras jornadas se achican hasta reducirse a nada. Mejor dormir poco y bien, que mucho y mal.
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, parece ser que grandes figuras históricas tuvieron bastantes problemas de insomnio… Hum, también de infelicidad, según dicen.
      A veces es preferible mantenerse en la simple mortalidad.
      Gracias, Carmen. Saludos.

      Me gusta


  4. Desde que paso del asunto de dormir, de la preocupación de si mucho o poco, seguido o a intervalos, soy más feliz. Mi cuerpo hace lo que quiere y cuando me despierto no tengo sensación de haber estado despierto, aunque tenga la radio permanentemente conectada y me entere de algunas cosas que se dicen (qué para qué)
    Bueno, el caso es que la foto es magistral. Y punto.

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo, por suerte, tampoco suelo tener problemas para dormir. No me parece mala idea eso de darle libertad al cuerpo, si lo puedes compatibilizar con el resto de tu vida 😀
      Lo de la radio lo veo un poco más peligroso…
      Abrazos, Ñoco

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.