El huerto de la vida

– Cuida siempre que el lugar en el que vivas tenga hiedra al norte, para que no te falte abrigo en las noches de invierno; un rosal por naciente que te haga sensible al amor y a la belleza de las cosas, y al poniente un frutal, aquel que tú prefieras, como ofrenda para que en tu mesa haya un plato de comida durante todos tus días sobre la tierra.

– ¿Y a mediodía, abuela? ¿No debo plantar nada al sur de mi casa?

– Mi hijita… ¡Planta tanto como puedas, cuánto y dónde quieras! Artemisa para el buen ánimo, llantén para curar las heridas, diente de león para tus huesos, saúco para los enfriamientos, caléndula para regular la sangre, ajo y perejil, tomillo y romero, menta, salvia y yerbabuena para saborear la vida y sostener tus fuerzas. Planta flores que alegren tu vista y hortalizas que mantengan tu despensa llena; y reserva unos cuartillos donde crezcan las ortigas, te ayudarán en todo lo que puedan ¡y mucho es, si lo piensas!.

“ Mas preocupate siempre de dejar un camino abierto por donde puedan llegar a abrazarte aquellos que lo merezcan… y por donde partir, sin mirar atrás, si llega el momento.

Anuncios

14 comentarios en “El huerto de la vida

  1. Todo está muy bien pero el topo cuanto más lejos mejor, el año pasado me levantaron todo el huerto, ya no sabía que hacer, intenté toda clase de remedios para tratar de ahuyentarlos, puse trapos con grasa en las toperas pues dicen que con el olor se van,metí agua con la manguera, nada, me duele confesarlo pero al final tuve que recurrir al cepo harto de replantar cada día las cebollas…lo siento, lo siento…
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. La vida a veces también son batallas que hay que ganar, Jesús, caiga quien caiga. Mi historia con los topos también es bastante dura y no me siento orgulloso de todos los métodos utilizados.
      Y aún así, creo que van ganando ellos 😀
      Un abrazo, amigo

      Me gusta

    1. Pues tienes toda la razón: la abuela se ha dejado una de las plantas más importantes en el tintero. Eso, o es del Ejercito de Salvación, jejeje
      Abrazo, Cayetano.

      Me gusta

  2. Sabios consejos los de la abuela, como todos los que las abuelas dan. Lástima que las mías se fueran pronto. Yo seguí los consejos de mami que también era muy sabia y pronto supe que quien tiene un huerto tiene un tesoro y más en estos tiempos. Y con lo que está lloviendo, esta primavera no hará falta regarlo.
    Ya es difícil hacer una foto a un topo, lo suyo es hacer túneles para que se pierda el agua. Para Jesús una recomendación que a mí me dieron y fue acertada : poner bolas de alcanfor en los agujeros y desaparecieron. Lo que no se es si perjudica o contamina los vegetales del huerto. Yo los puse en el césped que siempre estaba lleno de montones de tierra. En Sanabria a eso le llamamos cavatierras.
    Abrazos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Cavatierras, sí. Yo probé también con el alcanfor: como otros cuantos remedios, me dio resultado por corto espacio de tiempo. Luego leí que no es bueno, ni para el huerto ni para muchas otras cosas, así que lo he dejado.
      Un fuerte abrazo, Inés.

      Me gusta

  3. Hacer una foto de este tipo no es nada fácil. Tienen muy mala fama, porque prepara unos estropees tremendos en los huertos. Has puesto un huerto y un jardín muy completo, hasta ortigas, plantas también muy denostadas pero que tienen diversos aprovechamiento, pero lo importante es dejar senderos, caminos que sirvan para unir.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Me imagino que en tus años por la comarca coincidirías alguna vez con Augusto y Ana, los grandes expertos en hierbas de Sanabria: ellos dicen que una botica con ortiga, caléndula y manzanilla (¿o era el diente de león?) ya poco más necesita 😀
      Yo en esto soy poco más que un aficionado que intenta documentarse, pero es un mundo muy, muy interesante.
      Abrazos, Valverde.

      Me gusta

  4. Cuanta sabiduría tenían nuestras abuelas. Así tuve to mi terraza orientada al norte. Hiedra y rosales. Ahora solo cultivo amistades y dejo abierto los caminos. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona


  5. De obligado cumplimiento debieran ser esos consejos de la abuela. Tendrás que darnos la dirección, para visitarla… a ver que pillamos…
    La foto es soberbia. El otro día vi uno. Menos mal que no tenía cámara pues se largó pitando en cuanto me vio. No sé como has hecho la foto, artista.

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    Me gusta

    1. Jjejeje La foto está hecha con una trampa…. y muchos intentos fallidos. Pero mira, al final salió algo medio decente.
      Abrazos, Ñoco

      Me gusta

  6. Yo tengo un huerto. Pusimos 16 árboles hace dos años; frutales, y no frutales también, y crecen de maravilla. Manzanos, un peral, un cerezo, un “platanero”, un silvar (serbal), melocotoneros, ciruelos, un acerolo, granados, un avellano; y una higuera, por mi insistencia. Hay también romero, lilas, lavanda, lirios, claveles a la entrada, violetas, flores de campo que pongo yo por las esquinas, dos acebos, dos parras, regaliz, rosales (no demasiados), una pasionaria trepando por el palomar, tomillo para las palomas, golondrinas que siempre vuelven al mismo sitio. Un lugar con césped y otro reservado a la verdura. Un tritón en una esquina húmeda, y varios sapos. También una lechuza que mantiene a las palomas listas y sanas. Y se pasea por allí Dana, la gata-tigre, de vez en cuando. Y un banco que hice yo con un tablón y unas piedras, precioso XD.
    El camino está abierto, y es bien ancho.
    Y hay mucho que hacer y arreglar…también.
    No tengo topos. Era lo que nos faltaba, según Pedro. Yo les haría fotos y esperaría para verlos, por presentarme. Y les pondría molinillos de viento para decirles que ahí no, si Pedro y Humo persiguiéndoles no son convincentes.
    Me falta una mimosa, por mi madre, porque le encanta verlas bajo la lluvia,y un saúco, por mi abuela. Mi abuela partía una ramita de saúco y nos daba una a cada una, a Cris y a mí, durante aquellos largos paseos de verano. Y su olor y su blanco dorado al atardecer nos ha acompañado todo este camino. Ah! me falta la hiedra, además.
    Ojalá la vida fuera un huerto también. La de todos.
    Un besote, Xibeliuss;)

    Le gusta a 1 persona

    1. Que belleza de huerto, Moni. No me importaría tener algo parecido, en vez del campo de batalla o la jungla a la que demasiado a menudo se parece el mío.
      Mira, eso no lo he probado con los topos: molinillos budistas con oraciones… o con maldiciones imposibles de quebrantar para los topos y toda su parentela 😀
      Un gran abrazo

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.