Investigación

Vuelvo a escarbar en el archivo. Hace unos días les comenté como mis personajes Indio y Tebib pasaron del cómic al texto; hoy quiero presentarles el primer relato en el que aparecen los dos policias. Fue escrito con anterioridad a “La Estación de Chamberí” y relata hechos inmediatamente anteriores a esta historia; es más: durante un tiempo intenté ensamblarlo todo en un único argumento. ¿Recuerdan el capítulo final de “La Estación...”? El Indio preguntaba por una mujer. Entonces, algunos de los lectores del blog donde se publicó, creyeron que dejaba un final abierto. En realidad tenía que ser el cierre, el punto en común de tres líneas argumentales diferentes.

Una última advertencia antes de empezar: EL TEXTO ES MUY EXPLICITO. Como se suele decir: “Puede herir la sensibilidad de algunas personas“. Ustedes deciden.

Tom Sodoge

Foto número uno. Vagabundo sentado en el suelo junto a una valla de alambre. Las manos atadas con cable sobre su cabeza. Garganta desgarrada, jirones de carne colgando. Pechera de la camisa cubierta de sangre. La boca abierta en un grito mudo. Piernas retorcidas, bien por los estertores de la agonía, bien por los últimos e inútiles esfuerzos para librarse de su asesino. Foto número dos. Mujer abandonada en un solar. La falda y las bragas enroscadas en el tobillo izquierdo. Blusa abierta. Sujetador arrancado. Herida incisa desde la vagina hasta la garganta. Tórax abierto como un libro mostrando interior sanguinolento. Barro de sangre alrededor del cadáver. Foto número tres. Cuerpo de mujer inclinado sobre el capó de un coche, dentro de un aparcamiento. La cabeza girada debería permitir ver su perfil […]


Pueden leer el relato completo en El Club de Lectura, pulsando aquí. Por supuesto, como siempre, gratis y sin compromisos.

 

Foto: Tom Sodoge – visto en Unsplash [Free (do whatever you want) high-resolution photos]

Re-Procesado propio.

Anuncios

10 comentarios en “Investigación

  1. Buen relato, en la línea de los mejores de su género, con ese lenguaje directo y crudo, sin eufemismos. Con poli bueno y poli malo, de final trágico. Resulta convincente. Valdría como guión para la serie de El Caso, aunque aquí el protagonista es un policía y no un reportero. Mi enhorabuena.
    Un saludo, Xibelius.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias, Cayetano. Pasado el tiempo, la principal pega que le pongo es cierta “falta de personalidad”. Es muy de su época.
      Saludos

      Me gusta


  2. Un relato genial. No me ha herido nada de nada y me ha atrapado. Genial, también la descripción del hígado. No voy a dejar de comerlño porque es algo que ya hice hace muchos años, por riquito que le parezca a algunos. Ah. lo siento por Tebib. Que te corten la cabeza no está bien, pero lo otro… es de dudoso gusto.
    Felicidades. Eres un gran narrador.

    Un abrazo Xi

    · LMA · & · CR ·

    Me gusta

  3. No soy capaz de imaginar un modo distinto de narrar esta historia. Tampoco mejor. Cuando el relato despliega imágenes contundentes el lenguaje ha de ser eficaz. Es verdad que el género también lo precisa, pero no siempre se administra con naturalidad. En ese caso, el relato no seduce. Y artísticamente, como toda obra creativa, tiene la obligación de herir la sensiblilidad. Entre comillas, si quieres, para no herir la sensiblidad. Un aplauso, Xibeliuss. Y un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. En eso estoy de acuerdo, Eladio: yo también creo que cualquier obra creativa debe “sacudir”, ya sea desde el romanticismo, la belleza formal, la ternura… o la crudeza. Lo peor que puede pasarte como autor, en mi opinión, es que se te lea con indiferencia.
      Gracias por pasar, Eladio. Un abrazo.

      Me gusta

  4. Pues sí que es explícito…debería leer La estación de Chamberí, jeje, refrescar la memoria más bien.
    Una vez superada la primera barrera de escrúpulos…me enganchó. Y me me ha encantado. Me gustan las historias de polis, y el proceso de investigación, y cómo Indio aborda y elabora su trabajo. Y toda la ironía que desprende; la vida es explícita, aunque nos empeñemos en mirarla de soslayo. Y las remilgadas zorras rubias de algunos informativos pierden los escrúpulos enseguida cuando el hígado “desaparecido” es el de otra…Hay que cuidarse el hígado, pero no sólo me refiero al deporte y la alimentación…no, no…
    Espléndido Xibeliuss, de veras 🙂 🙂 🙂
    Un abrazo graaande!

    Le gusta a 1 persona

    1. 😀 Digamos que con el paso del tiempo también en esto he levantado el pie del acelerador, jejeje. El relato tiene ya unos añitos: tú tal vez no los recuerdes mucho, pero es de la época en que casi cada libro o película contaba con su Annibal Lecter adaptado y que en la tele nos bombardeaban todos los días con crímenes como el de las niñas de Alcacer, programas-shows conducidos por “remilgadas zorras rubias” que hacían quedar a “El Caso” como un noticiero moderado y objetivo. Y luego, cuando parecía que nada podía ir a peor, estrenaron “Gran hermano”. Toma que toma y toma 😀
      Gracias, Moni. Un abrazote.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.