Monasterio

“—¿Qué es esa larga fila de gente que se encuentra en el pórtico lateral?
La joven detuvo la marcha y miró en la distancia.

—Son campesinos. Vienen a traernos todo lo que necesitamos y que no nos dan nuestros establos, corrales y huertos. Tenemos grandes gallineros de donde sacamos cientos de huevos a diario y carne de pollo para las celebraciones. Tenemos vacas y cabras que nos proporcionan leche para elaborar nuestros exquisitos quesos, mantequillas, cremas. También tenemos cerdos, que entre noviembre y diciembre nos proporcionan salami, jamón y los diversos embutidos que consumimos durante todo el año. Pero necesitamos carne, aceite, fardos de heno para alimentar a las bestias, un suplemento de verduras y fruta, y un sinfín de cosas más que ellos nos brindan.
—Parece una pequeña ciudad.
—Lo es. Aquí no hay tiendas en las esquinas como en Roma, debes recorrer leguas para conseguir lo que quieres.
—Los campesinos ¿vienen durante todo el día?
—No, sólo por la mañana y antes del mediodía.
—Parecen muy pobres… —juzgó Raffaella.
—Lo son… Desgraciadamente hay muchos en este mundo. Ellos subsisten gracias al convento —respondí faltando a la verdad, pues aquellos campesinos procedían del dominio del monasterio, eran sus siervos.
La joven me miró con inocencia y frunció el entrecejo antes de hablar.
—Ángelo… La Iglesia es muy rica, ¿no?
Tardé en contestar, pero esta vez fui claro.
—Sí, lo es. Aunque no siempre estén llenas sus arcas.
Ella continuó preguntando, sólo por curiosidad y sin ningún ánimo de ofender:
—Si Jesús volviera a la tierra, ¿dónde crees que lo encontrarías: en esa fila de campesinos o en un banquete dentro del convento?”

Patricio SturleseEl Inquisidor

Anuncios

12 comentarios en “Monasterio

    1. 😀 Seguro que no. De hecho, salvo error, la restauración de este monasterio – que muy buenos dineros le dio a la Iglesia durante muuuuuchos años – se está realizando con dinero público. Fue un monasterio muy rico, en el que una escena como la que relata el texto debía ser habitual, hasta que empezó su decadencia al encontrarse con otros grandes saqueadores profesionales: el ejercito napoleónico.
      Un abrazo, amigo

      Me gusta

    1. Te refieres a la Iglesia de Santa Mariña. La conozco, unas ruinas también muy dolorosas, más que éstas incluso; un lugar lleno de magia. Tengo que rebuscar en el archivo a ver si encuentro fotos, pero me temo que serán de la época del analógico.
      Saludos, JC

      Me gusta

  1. La vieja historia de siempre: cuando una religión o ideología se hace con el poder terrenal sus nuevos objetivos son muy diferentes -incluso divergentes- de los originales.
    Saludos, Xibelius.

    Le gusta a 1 persona

    1. Tal vez sea inevitable, Cayetano, tal vez sea parte de la naturaleza humana. Bakunin decía algo parecido, en el plano político, con aquello de que es imposible que un obrero llegue a ser jefe del gobierno, porque ya no sería un obrero.
      Saludos

      Me gusta

  2. A mí me ha recordado uno que hay en Burgos y que no pienso nombrar, a ver si lo adivinas (jajaja, a mí me fastidian las adivinanzas, no sé a tí), para que no vaya nunca nadie que lo quiero pa mi sola, es el lugar más misterioso y bello que he visto. Y no te doy pistas porque me lo “sonsacas” enseguida. Pero no es Silos (que es maravilloso también) ni Las Huelgas.

    Me encanta la foto. Me encantan los monasterios. Mira que soy crítica con la institución esa que los hizo, pero me quedaría en sus claustros y en sus piedras horas. Cuando los visito, y comprendo su silencio, su historia, sus libros, sus boticas y sus jardines…me caen hasta bien durante el rato que tardo en darme cuenta de que eso es suyo por …porque no es mio….por aquello.

    Me he vuelto a enrollar…un besazo Xibeliuss!!

    P.D. Me van a traer Gormengast 😉 y como soy algo boba, me pedí primero el segundo…

    Le gusta a 1 persona

    1. 😀 ¡Bien! Espero que te guste Gormengast. Jjajaja, a mi también me ha pasado eso con alguna trilogía: por ejemplo con la de L.A. Confidencial – cuya trama ya es bastante compleja de por sí. ¡Y aún así me engancho!

      ¡Uy, ya me gustaría ser tan experto en monumentos! Que va, tengo unas lagunas impresionantes. De Burgos conzco la capital y casi de pasada, no he estado ni en Silos ni en las Huelgas… Tengo más pateada Galicia y la Iglesia de Santa Mariña es dificil de olvidar, por eso me sorprendió cuando la mencionó JC.
      Un besote, Moni

      Me gusta

  3. Bonito texto que da pie a la reflexión. La Iglesia, entonces como ahora, se ha enriquecido a base del sudor de sus feligreses (impuestos, por cierto, en muchos casos), perdiendo el mensaje original. De secta revolucionaria se adaptó con el tiempo para ser la religión del estado y un negocio lucrativo.
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

    1. Si, un negocio lucrativo y, además, empeñado en mantener a sus feligreses bajo un ferreo control. Nada nuevo bajo el sol.
      Gracias, Carmen. Saludos

      Me gusta


  4. Si Jesús volviera a la tierra no estaría en ninguna delas dos filas. Se habría cortado las venas y estaría penando en el Infierno maldiciendo su herencia.
    Texto soberbio. Eres un artista. Y la foto, pues como el Tejón dice… y añado, muy buena.

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.