Inocencias

“Si fuera a Religión tendría que confesar al cura un pecado original que cometí el otro día. Pero como voy a Ética sólo te lo voy a contar a ti que me has caído bien, y a media España que también me ha caído bien, porque yo no soy de los que van por la calle preguntando: «Oiga, perdone, ¿es usted cura? ¿Me quiere confesar un pecado bastante original?».


La gente me tomaría por loco: unos dirían: «Anda, vete, salmonete», y otros saldrían corriendo despavoridos. Mi madre me apuntó a Ética para ver si aprendía un poco de educación, que falta me hace: «Por lo menos que hagas menos ruido mientras comes, hijo mío».

Mi abuelo sí que hace ruido, pero como los dientes que lleva no son suyos sino que son del Alcampo, pues todo el mundo le disculpa. De todas maneras lo único que nos enseña la sita Asunción en Ética es repetirnos mil veces que como sigamos siendo ese pedazo de bestias que somos al bajar al patio acabaremos siendo unos delincuentes. Pero eso no es nada nuevo, eso nos lo dice a todas horas, hasta en matemáticas, hasta en sueños me lo dice esa mujer despiadada.

Todo esto venía por el pecado bastante original (no es porque sea mío) que cometí el otro día. Te lo voy a contar desde el principio de los tiempos. Resulta que el otro día vino a buscarme mi abuelo al colegio. Hasta ahí todo es normal. Y me trajo en su mano temblorosa un bocata de queso de cabrales, y voy y le digo:

—Abuelo, ¿cuántas veces tengo que decirte que a mí el queso de cabrales me recuerda al olor de los vestuarios de mi colegio?

Hasta ahí todo era normal. Mi abuelo me contesta:

—Que no, atontao, que te lo has tragado, pardillo, que el de cabrales es para mí y para ti el de colacao con mantequilla.

Mi abuelo me ha gastado esta broma, sin exagerar, unas ciento cincuenta mil quinientas veinticinco veces, pero como está de la próstata no se acuerda y yo tengo que hacer como que la bromita es nueva…”

Elvira LindoManolito Gafotas, 1994

Anuncios

12 comentarios en “Inocencias

  1. Nunca deberíamos haber perdido la inocencia. A mí ya me avisó mi hermano Marcos, hace mucho: no la pierdas. No sé, me miro el bolsillo y a veces no la encuentro. Pero yo le digo que sí, que la tengo aún.
    La gente gana en las distancias cortas (bueno, no toda; bueno, menos), aunque no lo sabe. En las medias y en las largas, no.
    La gente cree que es inocente (creemos). Pero la gente…no es inocente. Basta mirar el mundo habitado. Aunque una vez lo fuimos.

    La foto me encanta, ¿dónde la hiciste, si se puede contar? Me encanta. Yo fui a colegios maravillosos, todos públicos, pero con profes rebotados o proscritos de la santa institución (de aquella había bastantes)…..con lo que eso conllevó para sus enseñanzas. Tuve mucha suerte 😉
    Y el texto (que tampoco había leído XDXD) es una perla auténtica.

    Esperando ansiosa que vuelvan los benditos 20 grados: un besazo Xibeliuss!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. La foto está sacada en la Catedral de Ourense. Es un grupo escultórico contemporáneo situado en el pasillo que circunvala el altar mayor, sobre el que no he encontrado ninguna información. Lo malo es que, al menos cuando yo hice la foto, estaba prácticamente a oscuras, sólo le llegaba la luz a través de esas rejas, que son las del altar. La foto está tirada a pulso, casi un segundo de exposición y una ISO de 3200. En esas condiciones mi cámara empieza a sufrir alucinaciones: halos, colores, reflejos… 😀 Esta vez, en vez de disimularlos, los he acentuado, porque me gustaba lo que salía.
      Un gran abrazo, Moni

      Me gusta

  2. Me encanta el modo en que Elvira da vida a Manolito. Tal cual como habla un niño, sin diplomacia ni esas tonterías de los mayores que a veces cuentan mentiras para explicar una verdad. Yo recuerdo aquella edad como el más preciado tesoro y no me arrepiento de mi inocencia. En esa edad creía que el mundo sería un lugar mejor si hacía el sacrificio de llevar mucho rato una china haciéndome daño en un zapato o si ayunaba y daba mis monedas para las misiones, los niños de África no pasarían hambre y ésta se terminaría . Nada de esto sucedió pero me gusta recordar con cuanta vehemencia lo desee. Esta edad terminó cuando me di de bruces con la gran ciudad y ésta me engullo matando todo lo que había sido hasta entonces pues allí todo era diferente a lo conocido por mí. Cuando puedo busco tiempo para refugiarme de nuevo en los lugares de aquella edad para encontrar sentido a muchas cosas. Abrazo grandote amigo.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Bendita inocencia! Como dice Vega más abajo, Elvira le pone tanta verdad a la voz de Manolito que los niños no suelen sorprenderse con él. Somos nosotros, los mayores, los que nos reconocemos tiempo atrás.
      Un fuerte abrazo, Inés.

      Me gusta

  3. Me encanta Manolito. Soy fan. Mi gremlin grande lo está leyendo ahora. Lo mejor es que a él no le hace demasiada gracia porque a él Manolito le parece un niño de lo más normal 😀 Pero yo lo amo… lo he leído tantas veces que me sé párrafos de memoria y lo disfruto por partida múltiple, por ejemplo en este fragmento estaba deseando llegar a lo de los dientes de Alcampo 😀

    Me gusta mucho Elvira cuando hace de adulta también.

    Es un fotón, eh?

    Un beso

    Le gusta a 1 persona

    1. Jjajaja No había caído, pero me parece muy lógico lo que cuentas de tu gremlin. Tienes suerte: yo al mío lo llevo intentando aficionar (a la lectura) desde que nació, sin demasiado éxito: ¡está demasiado absorbido por el fútbol! Ay :p
      Un besazo, Vega

      Me gusta

  4. De moemento no me he metido en el mundo de Manolito, más allá de otras creaciones menos infantiles de Elvira Lindo. ¿Será ahora esta la ocasión de hacerlo?
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo soy un enamorado de la literatura infantil. Empecé a leer con Enyd Blynton y, curiosamente, sus libros son de los pocos del género que me han decepcionado cuando he vuelto a ellos. No me ha pasado con Manolito, el pequeño Nicolás (el de verdad, jejeje), Celia, El Principito, los libros para niños de Roal Dahl, El Hobbit, Momo, La Historia Interminable… Uf, muchos. ¡Es muy dificil escribir bien para niños!
      Saludos, Carmen

      Me gusta


  5. Me ha encantado, claro de lo de la Lindo me gusta siempre, como el chocolate 99%.
    La foto es genial. El juego de desenfoque le va a la perfección a ese ambiente ‘religioso’
    Bueno, el pecado bastante original pensé que fuera otro. Señor cura (progresista) ¿es pecado todavía?
    No hijo, ya no… pero te quedas ciego igualmente…

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    Me gusta

    1. 😉 Ya sabía yo que alguien (más) iba a pensar en el doble sentido. No, mis intenciones son puras esta vez.
      La foto, como le cuento a Moni un poco más arriba, es una “ñapa” afortunada. De todas maneras, me gusta más tirar con ISOS altas que con flash, al menos con el flash de mi cámara.
      Abrazos, Ñoco

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.