El Sol de la Albahaca

ramitademejorana

“Cariño, cariño mío
Ramito de mejorana
Espuma que lleva el río
Lucero de la mañana
Ay, serrano qué alegría
Que publiquen los papeles
Que seré pa toa la vía
La alegría de Juan Vélez
Planté por Sevilla entera
Banderas de desafío
Y dice cada bandera:
Cariño, cariño mío”.
Yo no sé porqué razones
Desde que te he conocío
En el fondo de mi alma
Un rosal ha florecío
Y por eso compañera,
Corazón de mis amores
Tu palabra y tu carita
Me huele a flores, me huele a flores
De tus promesas estoy cautiva
Y he de quererte pa mientras viva
Pa tu persona que es mi tesoro
Tengo una Alhambra de plata y oro”

Quintero, León y Quiroga

Hay una escena en El Sol del Membrillo en la que canta una tonada popular mientras pinta una rama (…) La canta con Enrique Gran. Varias veces. Es emocionante por algo que me llevaría años definir. Toda la película -un ideario visible sobre cómo dejar que el arte (la vida) suceda a través de uno- es emocionante. Pero en esta escena se le ve a él siendo atravesado por la vida tantas veces como es necesario para que las dos estrofas ocurran entonadas, tantas veces como es necesario para que una ausencia resbale desde la garganta, tantas veces como es necesario para que un trozo de torta desaparezca de entre los dientes, tantas veces como es necesario para que una rama se esté quieta y el pulso la detenga sobre el lienzo.
Txema RodríguezEl Huffington Post (Leer artículo completo)

Anuncios

2 comentarios en “El Sol de la Albahaca

  1. Bella tonadilla popular perfumada por esa albahaca que dan ganas de acercarte a embriagar tus sentidos con su aroma.
    Metáfora inexorable: pintemos la vida como ese tomellosero, con los cambios de cada sol, con las visitas inesperadas y con las ausencias sentidas o presentidas. El membrillo, entonces, rebosará de esa vida que siempre vemos en los cuadros de Antonio López.
    No nos queda otra.

    Un fuerte abrazo, Xibeliuss.

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.