Anuncio

“El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5.30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo. Había soñado que atravesaba un bosque de higuerones donde caía una llovizna tierna, y por un instante fue feliz en el sueño, pero al despertar se sintió por completo salpicado de cagada de pájaros. «Siempre soñaba con árboles», me dijo Plácida Linero, su madre, evocando 27 años después los pormenores de aquel lunes ingrato. «La semana anterior había soñado que iba solo en un avión de papel de estaño que volaba sin tropezar por entre los almendros», me dijo.”
Gabriel García MárquezCrónica de una muerte anunciada, 1981

Anuncios

12 comentarios en “Anuncio

  1. Es uno de los mejores comienzos de libro que conozco. No tan brutal como el de el perfume… pero casi😊

    Y que fotaca…

    Muchos besos Xibeliuus

    Le gusta a 1 persona

    1. 😀 Se le daba bien esto al Gabo, sí. Yo, por motivos sentimentales del corazón que no siempre la cabeza entiende 🙂 prefiero al Coronel Buendía recordando el hielo frente al pelotón de fusilamiento…

      La foto, técnicamente, es una ñapa de cuidado. En mi defensa debo decir que estaba casi a oscuras. A ésta sí que le falta foco por todos lados, aunque al menos ha cogido algo precisamente en la pata rota que trae el (mal) anuncio.

      Un besazo, Vega, gracias.

      Me gusta

  2. Un principio de obra que no se olvida, como los recuerdos del coronel ante el pelotón de fusilamiento, ese otro donde un ciudadano normal y anodino se convierte en un horroroso insecto o aquel donde nos habla el pintor que mató a María Iribarne.
    Saludos, Xibelius.

    Le gusta a 1 persona

    1. Comienzos de narraciones que me dan una envidia muy mala: esa capacidad de marcar en una frase o un párrafo todo lo que viene después y, al mismo tiempo, incitar al lector a seguir leyendo de inmediato sólo está al alcance de los elegidos. Afortunadamente, hay muchos ejemplos!
      Saludos, Cayetano

      Me gusta

    1. ¡Diáspora! Me alegra mucho que andes por aquí. Y más este año, que el tiempo nos da una tregua y el verano parece que va a alrgarse un poco más. Espero que estés disfrutando.
      Un fuerte abrazo

      Me gusta

  3. Grandes libros, grandes historias …
    Pero.. y este pajarito…pobrecito. ¿Qué le pasó? Puede que sólo sueñe con algunas de esas cosas extrañas que pasan a veces, que nada le duela, y echar a volar:)
    Encima un mosquitero, que son pequeñitos, dulces y me encantan 😦 😦
    Una foto triste y preciosa, al mismo tiempo…
    Un besazo, Xibeliuss

    Le gusta a 1 persona

    1. Es una foto triste, Moni. Quizás la más triste que he publicado hasta ahora.
      El mosquitero no tuvo salvación. Tenía la pata rota y un ojo inutilizado. Se estrellan contra los cristales de las ventanas, a veces sobreviven si el golpe es pequeño; pero cuando es como éste es muy difícil. Nosotros tenemos algún tipo de marca en todos los cristales para intentar evitarlo, aunque supongo que a veces, si están persiguiendo a alguna presa, ni les da tiempo ni a verlo.
      Un gran abrazo.

      Me gusta

  4. Creo que poca gente sería capaz de decir que no reconoce al autor y la novela con este comienzo trepidante, al igual que lo es el de “Cien años de soledad” o “La metamorfosis”, por poner dos ejemplos con inicios conocidos.
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.