Un perro del infierno / Limbo 8

“Shirley llegó a la ciudad con una pierna rota
y conoció a un chicano que fumaba
largos y delgados cigarros

consiguieron un departamento
en un quinto piso
de la calle Beacon;
la pierna no le molestaba
demasiado y
veían la televisión juntos
y Shirley cocinaba
con muletas y todo;
tenían un gato, Bogey,
y algunos amigos
hablaban sobre deportes, sobre Richard Nixon
y sobre cómo demonios joder.
funcionaron algunos meses,
luego Shirley se quitó el yeso
y Manuel, el chicano,
consiguió trabajo en el Biltmore,
Shirley cosió los botones de las
camisas de Manuel y remendó sus
calcetines, pero
un día Manuel regresó a casa y
ella no estaba
se había ido
sin pleitos, ni avisos, sólo se
llevó toda su ropa
todas sus cosas,
Manuel se sentó en la ventana, miró hacia fuera
y al otro día no fue a trabajar
ni al día siguiente
ni al otro
ni otros después,
tampoco llamó por teléfono y
perdió el trabajo, lo multaron
por estacionarse mal, se fumó
cuatrocientos sesenta cigarros,
lo apresaron por borracho, salió
bajo fianza, fue
a la corte y negó
toda responsabilidad.
cuando se acabó la renta
se cambió de la calle Beacon,
dejó al gato y se fue a vivir con su hermano
se emborrachaban
todas las noches
y hablaban de lo
terrible
que era la vida.
Manuel nunca volvió a fumar
largos y delgados cigarros
porque Shirley siempre le dijo
lo guapo que se veía
cuando lo hacía”

emily_cues_the_wind_by Aaron Bolton

Letra: Charles BukowskiUn cambio de hábito – El amor es un perro infernal
Música: John Coltrane QuartetMy favorite things
Imagen: Aaron Bolton “HisHalfElf”

Anuncios

2 comentarios en “Un perro del infierno / Limbo 8

  1. Esas cosas pasan, pero sin la gracia y la frescura con se se relatan después. No, no tiene gracia el desamor, ni la soledad, ni la dependencia.
    Mirado desde un punta de vista más cínico (los españoles tenemos buenos ejemplos a seguir a diario), sí, son bastante graciosas, porque el amor es una fuerza que puede hacer o destruir, según por donde venga. Aunque no sé si va de amor, exactamente;)

    La cara de esa chica me recuerda un poco a la que fuera la mujer de Jim Morrison, Pamela; no sé por qué….cosas…
    Besazos:)

    Le gusta a 1 persona

    1. Bukowsky debe gran parte de su fama al “escándalo” de sus “caca, culo, pedo, pis” Sin embargo, para mí, tiene muchos otros méritos que son los que lo hacen realmente interesante. Creo que él ha expresado como pocos que el éxito es muy fotogénico y que a lo mejor es bueno perseguirlo; pero que las posibilidades de fracasar son muchas y más cuando provienes de un grupo ya muchas veces derrotado. Y que en el fracaso sobrevive mucha gente y también tiene sus instantes de alegria, y que posiblemente no hay que creerse mucho ni los momentos buenos ni los malos.
      Yo creo que en este poema vuelve a hablar de todo esto y de cómo se vuelve cotidiano; que una vez más hay que tragar saliva y seguir con la vida… con los trozos que te van quedando.

      ¡Vaya charla, Moni! Abrazotes 🙂

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.