Fragilidades / Limbo 10

“Una vez que se sintió mejor, se levantó y, cojeando sin recatarse como hacía cuando estaba sola, fue al cuarto oscuro. Cogió una de las cajas que había en el segundo estante, en la que ponía con tinta indeleble «Instantáneas», volcó su contenido en la mesa, esparció las fotos con los dedos -algunas estaban pegadas- y las revisó hasta encontrar la que buscaba. La observó largo rato. Ambos eran jóvenes. Él tenía la cabeza inclinada y no se le veía bien la cara, resultaba difícil verificar el parecido. Había pasado mucho tiempo, quizá demasiado.
Aquella imagen trajo otras a su mente, y con ellas la sensación de que cobraban vida, movimiento, sonido… Y la invadió una nostalgia desgarradora, aunque agradable. Si hubiera podido elegir un momento para volver a empezar, habría sido ése: él y ella en una habitación silenciosa, en una intimidad de almas tímidas pero gemelas.
[…]
Por primera vez sintió que la inmensa distancia que los separaba era insignificante. Estaba convencida de que él seguía en el mismo sitio, donde ya le había escrito algunas veces, muchos años antes. Si se hubiera casado, ella lo habría percibido de algún modo. Porque estaban unidos por un hilo invisible, oculto entre mil cosas de poca importancia, que sólo podía existir entre dos personas como ellos: dos soledades que se reconocían.”
Giordano PaoloLa soledad de los números primos

Anuncios

8 comentarios en “Fragilidades / Limbo 10

    1. Da vértigo pensar que fue la primera novela de su autor… y que la publicó con poco más de 20 años.
      Un saludo, Cabo Leeuwin. Gracias por pasar.

      Me gusta

  1. Creemos ingenuamente que el tiempo se queda detenido en las fotos y que podemos recuperar el pasado a partir de una imagen congelada, como si se tratara de un ritual mágico.
    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Ah, Cayetano: Yo sí pienso que el tiempo se queda congelado en las fotos. Pero no hay ritual mágico para descongelarlo, ni máquina del tiempo que nos lleve al momento en que se hizo la foto. Son ventanas al pasado por las que podemos mirar, pero no atravesar.
      Saludos.

      Me gusta

  2. Algún día quizás sí se pueda atravesar esa ventana del tiempo , Xibeliuss….Y puede que los afortunados que lo vivan, no quieran hacerlo, o lo hagan, y se sorprendan del resultado;)
    Un beso

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.