Buhardilla / Limbo 13

“Encendió la linterna, diciéndose que no necesitaba otra compañía. Sí, allí, comprimido en una flor japonesa de papel, estaba todo el tiempo. La memoria lo rozaría apenas y todo se desplegaría en el agua clara de la mente, en capullos hermosos, en brisas primaverales, de tamaño mayor que el natural. Si abría los cajones del escritorio, encontraría tías y primas y abuelas, armiñadas en polvo. Sí, aquí estaba el Tiempo. Se lo sentía respirar, un reloj atmosférico en lugar de un reloj mecánico.

Ahora la casa, abajo, era tan remota como un día del pasado. El señor Finch entornó los ojos y miró y miró a un lado y a otro de la expectante bohardilla.

Allí, en la araña de caireles, había arcos iris y mañanas y mediodías tan claros como ríos nuevos que fluían retrocediendo interminablemente en el tiempo. La linterna los iluminaba y los animaba, los arcos iris saltaban doblando y coloreando las sombras, y los colores eran como ciruelas y frutillas y uvas, como limones abiertos y como el color del cielo cuando las nubes retroceden después de la tormenta y se ve que el azul estaba allí. Y el polvo de la bohardilla era incienso que ardía incesantemente. Bastaba que uno escudriñara las llamas. “

Ray BradburyEl aroma de la zarzaparrilla – Remedio para melancólicos,1960

Anuncios

4 comentarios en “Buhardilla / Limbo 13

    1. 🙂 El gran Bradbury es un escritor poco habitual entre los que se dedican a la fantasía y ciencia ficción. De la liga de los Stapledon, Lem, Vonnegut, Sturgeon… y pocos más.
      Saludos, Cayetano

      Me gusta

  1. Uy! Acabo de encontrar, leyendo este fragmento y mirando la luz en la reja, una constante que me sirve para los Limbos, para casi todos: la magdalena de Proust:)
    O El Tiempo
    “Pero cuando nada subsiste ya de un pasado antiguo, cuando han muerto los seres y se han derrumbado las cosas, solos, más frágiles, más vivos, más inmateriales, más, persistentes y más fieles que nunca, el olor y el sabor perduran mucho más, y recuerdan, y aguardan, y esperan, sobre las ruinas de todo, y soportan sin doblegarse en su impalpable gotita el edificio enorme del recuerdo”

    Y, al mismo tiempo, Humo, mi perro, se acaba de comer, al menos intentarlo, el despertador de Pedro…y esto es completamente cierto; ha parado el tiempo, jejjj, 😄

    Creo que tiene arreglo, antes de que Pedro lo vea 🙂
    Un besazo, Xibeliuss

    Me gusta

    1. Jjejejeje El tiempo perdido siempre acaba por desvanecerse en humo, con lo que el círculo se cierra. No sé si el tiempo es la constante: sí es cierto que últimamente me preocupa no el paso del tiempo, pero sí sus efectos.
      Besazos

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.