De cuando en cuando / Limbo último

“Yo creí que el sol salía
pa’ to’er mundo calentando
y ahora veo que le va dando,
según la experencia mía,
a algunos caló to’er día
y a muchos de cuando en cuando”

Letra: Francisco Moreno Galván (1925 – 1999)

Música: José Menese ( 1942 – 2016) con Manolo Brenes

Foto: Propia


JoseMeneses_arahalinformacioncom
Foto: Arhalinformacion.com

¡Qué jodido, el Menese! Tenía yo una artículillo medio andamiado sobre su figura y su colaboración con el poeta Moreno Galván desde hace ni se sabe el tiempo y va y se muere antes de que me diese por publicarlo. Esto no se hace, hombre.

¡Ay, José! Siempre a la contra. El más grande centinela de la pureza del cante en los años en los que el flamenco se abrió a mil fusiones distintas era payo y su segundo apellido, Scott. Toma ya. Le cayeron piedras de casi todos lados, pero él, a lo suyo. Por el camino que abrió Antonio Mairena, recuperando palos perdidos en el olvido, cantando con la razón y la verdad; como dijo el escritor Álvarez Caballer: “cantará un día un poco mejor, otro un poco peor, pero siempre cantará por derecho porque tiene el flamenco tan metido en los huesos que difícilmente podría vivir sin él

Lo vi por primera vez en un recital al aire libre, creo que en alguna de las fiestas del PCE en la Casa de Campo. Recuerdo como llenó el escenario con una silla de madera y la majestad de un sumo sacerdote ante el más sacrosanto de los ritos. Como dictó letras – las escritas por Moreno Galván – que dejaban por ñoñas a las coplillas de los más aclamados cantautores de la época. Como recogió las ovaciones no con desdén, pero tampoco con aprecio excesivo. Era una presencia hipnótica, una personalidad – que no personaje – con una fuerza difícil de abarcar.

Dicen de él que tenía un carácter difícil. Que en los últimos años acumuló problemas, personales, familiares, de salud, de adicciones. Hubo una polémica muy sonada con unas palabras suyas – tachadas de despectivas – sobre Enrique Morente, no tengo muy claro si cuando ya estaba muerto o a punto de. No anduvo fino: sobre todo, por decirlas en público; porque en privado, estoy seguro, se debieron tirar mutuamente los puñales más de una vez. Eran el ying y el yang en una música donde nunca faltan los que se creen en posesión de la verdad absoluta y no se admiten herejías – dependiendo de dónde vengan. A mi, por suerte, me emocionaban los dos. Y no me parecían tan diferentes: eran dos maestros de escuelas distintas.

Hoy ya no tenemos a ninguno de los dos, y me da la sensación que la muerte de Menese, el comunista, el ortodoxo, el que no tiene discípulos roqueros ni familiares famosos que continúen su obra, ha pasado más desapercibida de lo que debiera. Yo sólo puedo recomendarles que, si no lo han hecho ya, intenten acercarse a cualquiera de sus discos de los 70 – en los que tuvo una colaboración más estrecha con Moreno Galván – sin prejuicios, la mente y las orejas bien abiertas. Y a ver si les llega.

Termina así la serie de “Rescates del Limbo” y se inicia, realmente, una temporada nueva en el blog, con las alforjas vacías y la casa barrida. A ver dónde llegamos.

Anuncios

12 comentarios en “De cuando en cuando / Limbo último

  1. He llegado hoy… a última hora. Mañana empieza el cole y ya no podía retrasarlo más. Vengo con una pena tan grande y tan honda… más heidi que nunca, más altos que nunca los tristísimos ventanales de Franckfort. Pena. Y culpa también.

    Y cuando estaba llegando a León pensé, mira, por lo menos podré comentar los limbos de Xibeliuus, 😀 donde no sé si hay la constante que buscaba Moni pero yo si encuentro una coherencia extraña. Los disfruté todos. Mucho. Recuerdo estar escribiendo un comentario en el del poema de César Vallejo acerca de que Vallejo siempre consigue algo que es muy difícil y es lo de hacernos sentir que habla de nosotros mismos cuanto más habla de él…pero en ese momento me quedé sin cobertura y el comentario se fue al carajo. Ya no lo intenté más, pero si quería que supieras que pensar que podría leer tranquilamente esa jugosa selección de maravilllas, oír los temazos sin cortes y mirar las fotos con envidia me consoló un poco de la vuelta. Y te lo agradezco 🙂

    Un besazo

    Le gusta a 1 persona

    1. Ah, voy a comprobar, pero juraría que tengo una foto con el mismo encuadre en Frigiliana 😀

      Me gusta

    2. Gracias, Vega. Palabras como éstas son las que dan ánimos para seguir siempre, para no marcharse nunca del todo.
      Al final, piensa que todos los lugares tienen algo de Frankfurt pero también algo de las montañas. Penas, si no hay otro remedio. Culpas… mejor nunca.
      Un beso.

      Me gusta

  2. Y ahora Humo se ha comido la esquina de una báscula…Creo que está triste como Vega, y que quiere volver también a las montañas.
    No soy mucho de flamenco, pero este tema me ha encantado, sí que me ha llegado; igual que ese sol esquinado, como a mí me gusta, porque el sol se apena y se pone por dónde él quiere

    Y aquí lo dejo, porque si no el perro se comerá mucho más, y eso ya no.
    Esperando nuevos tiempos, me encantan las casas barridas…aunque se dice siempre “penúltimo” 😉

    Un fuerte abrazo, Xibeliuss

    Le gusta a 1 persona

    1. 🙂 Noto una cierta tristeza por el fin de la traca del Limbo? Puede que haya otro en el futuro ¿quién lo sabe?
      Jajaja Controla a Humo, que os va a mandar al Ikea y eso si que es una experiencia peligrosa.

      Un besazo, Moni

      Me gusta

  3. La foto es impactante, nunca pensé que en el lago navegaban pesqueros y mercantes,..
    Creo que ya te comenté en una ocasión e incluso te dejé un enlace de mi vecino Pepe Lamarca, Meneses era uno más de los flamencos que fotografió, incluso estuvo aquí en su casa, por cierto ya le costaba bastante subir las escaleras. Por Pepe conozco alguno de los detalles de su muerte, una pena, nadie tendría que vivir una situación así.
    Un cirujano muy bueno (el doctor Naranjo, gran persona y muy humano) era un gran amigo de Moreno Galván, Mila pasó por su consulta y posteriormente por el quirofano en Valdecilla, entonces Pepe nos encargó hacerle llegar un libro de el poeta del parche en el ojo con buena parte de su obra, detalle que el doctor Naranjo agradeció mucho.

    Yo romperé murallas
    aunque me muerdan – centinelas y perros
    que a mí me avasallan.
    Un abrazo,amigo.

    Ah, no se como tienes configuradas las entradas que en mi lista de blos aparecen con el mismo tamaño y dimensiones que la propia entrada.No se si me explico bien.

    Me gusta

    1. Recuerdo perfectamente la obra de Pepe Lamarca, una galería impresionante, imposible de pasar por alto y que recomiendo a todos. Pocos fotografos han sabido captar como él las personalidades tan llenas de matices de los grandes flamencos y mira que se ha intentado veces, con mayor o menor fortuna. Para mí, su visión del flamenco está a la altura de lo que Carlos Saura hizo en cine.

      Gracias por compartir con nosotros estas vivencias. Moreno Galván es uno de esos poetas cuyos versos tienen el tacto, el sabor y la textura de la tierra en la que viven, y en la voz de Menese el efecto se multiplica. No conozco muchos detalles de los últimos años del cantaor; lo poco que me llega, además, me hace pensar que es mejor mantenerse al margen.
      Un fuerte abrazo, amigo

      Pd. jjejeje El lago está tan lleno de magia que en él caben casi todos los mares del mundo. O, al menos, los que algún sanabrés ha ido a conocer como embajador suyo.

      Pd2. Ostras, no tengo ni idea de por qué salen así mis entradas en la lista de blogs, temo que es cosa del wordpress y al ser un espacio gratuito (no es hosting propio) no puedo configurar muchas cosas. ¿Salen siempre así? Recuerdo en otras ocasiones haberlas visto un poco más grande que las miniaturas de blogger pero no tanto. Voy a ver si veo algo y, si no, quíta de la lista de blogs al abusón éste, sin compromiso.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.