Lola Puñales

lola-punales

Al decir de Hidacio, la derrota de Castino se habría producido por la extemporánea defección de sus fundamentales auxiliares visigodos. Parece bastante probable que en tal comportamiento tuvieron un papel importante las intrigas y disensiones que aquejaban al gobierno de Ravena tras la muerte de Constancio III en septiembre del 421; más concretamente la enemistad de Gala Placidia, y de su hombre de confianza el conde Bonifacio, hacia Castino. Placidia, que debía seguir gozando de importantes influencias entre los visigodos, habría podido alentar su traición.
Luis García Moreno – Historia De España Visigoda
Tenía tantas cosas que decir…
Anuncios

13 comentarios en “Lola Puñales

  1. Rávena? año 421? Ajá… 🤔
    Por cierto, que ultimamente no las estoy comentando, “Fotaza!”, ésta como tantas otras con las que nos deleitas. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. No conozco esa historia, la de Placidia; he estado ojeando algo…parece que la traición y la desunión la llevamos en la “sangre”, que es una expresión que no comparto, porque no es en la sangre, que es roja porque contiene hierro oxidado por el oxigeno…sino en los genes, mucho más conservadores y con algún reflejo azul, entre otros. La sangre se carga de muchas culpas que no tiene 😀
    La foto me gusta mucho, ¿es una cardo?…es que me encanta la luz. Y la copla de Lola puñales también la he visto ahora; y me parece muy acertada.
    Los excesos de amor son tan malos como los defectos.
    Y había un faraón que decía que se rodeaba de consejeros, varones, jejje, que le odiaban, les preguntaba su parecer, y hacía justamente lo contrario.

    Un beso, Xibeliuss 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, seguro que sí conoces la historia, aunque los protagonistas tengan otros nombres. Más que en la sangre, más incluso que en los genes, parece estar en la naturaleza. Como la fábula aquella, creo que de Esopo, de la rana y el escorpión: “¿cómo has podido hacer algo así?, ahora moriremos los dos” – ante lo que el escorpión responde: “no he tenido elección, es mi naturaleza“.
      Sí, la foto es de un cardo. Desmelenado y empuñando un cuchillo, pero cardo (masculino) al fin y al cabo 🙂
      Besazo, Moni

      Me gusta

  3. La foto me gusta mucho, pero mucho… el texto está muy bien traído,

    Me he reído hasta las lágrimas con el tremending topic del diario Público estos días, igual porque si me hubiera dado por tomarmelo un poco en serio me habría hecho falta pañuelo igualmente… Creo que Placidia se ha comportado como un dibujo animado por una escalera de cuerda… Tarde o temprano mirará con espanto que no tiene peldaños debajo ni nada a lo que asirse y… la ostia va a ser chica.

    Un beso, Xibeliuss

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo me temo que me he quedado en las lágrimas: hace tiempo que me alejé de estos “romanos” y, sin embargo, hay todavía algo en mí que los considera de los míos – o al menos, próximos. Y una vez tras otra me demuestran que no hay manera, que son un ejercito en el que los oficiales tiran para un lado y los soldados para el otro. Y normalmente ganan los oficiales y los soldados acaban por seguirlos, una vez tras otra.
      Beso.

      Me gusta

  4. Preciosa la foto, me encanta, el cardo es mi flor preferida, si,si, no te rías, lo digo siempre y en casa se cabrean conmigo cuando sale el tema de la muerte, donde quiera que esté que me lleven cardos…
    Un abrazo.

    Me gusta

    1. Gracias, Tejón. A mi la flor del cardo me parece también muy estética, con líneas muy duras y definidas a las que ni siquiera hace falta el color. Ahora, que pensar en ellos para mi tumba… Bien, en realidad es que tampoco quiero tener tumba 😀
      Un fuerte abrazo, amigo

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.