La sonrisa de los tristes, segunda parte

tiki-bar

En “Riña de gatos: Madrid, 1936Eduardo Mendoza narra las aventuras de un profesor inglés (Anthony Whitelands) en el Madrid convulso de los meses previos a la Guerra Civil, donde ha llegado para autenticar un cuadro desconocido cuyo valor económico puede resultar determinante para favorecer un cambio político crucial en la historia de España. A lo largo del libro los personajes de ficción se mezclan con las figuras históricas y así Mendoza se da el gusto de presentar a José Antonio, a Manuel Azaña, al ministro Amós Salvador, a Niceto Alcalá Zamora, etc. El escritor no intenta hacer un retrato histórico: coge un puñado de personajes que realmente existieron y, sin traicionar lo que de ellos sabemos, los utiliza para su propia narración. Hace Literatura, no Historia.

Tim Powers, en “La fuerza de su mirada“, encaja a la perfección los viajes conocidos y bien documentados de Lord Byron y Percy B. Shelley por la Europa del S.XIX con una espectacular trama de vampiros, donde Keats, Mary Shelley, su hermana Claire Clermont y hasta Polidori tienen su papel. Algunos críticos han bautizado a este subgénero como “Fantasía Histórica”.

El “SOS Bar” que aparece en el relato de hoy de no es como fue en la realidad: el que yo retrato se parece más a otro bar que también existió de verdad y con parecidos protagonistas, aunque situado en otro lugar del Mediterráneo. Este tipo de bar se adecúa más a mi narración y lo utilizo sin remordimientos: no soy un historiador, sólo intento contar mis historias. Y de la misma forma utilizo a los demás personajes reales que van apareciendo en “La Sonrisa de los Tristes“: siempre al servicio de la narración – sin traicionar en lo posible lo que se sabe de ellos.

En fin: que ya está disponible el segundo capítulo de “La Sonrisa de los “Tristes”

Espero que les guste. Pueden acceder desde el siguiente enlace. Como siempre, realmente gratuito, sin suscripciones y sin compromisos.

Entrar al Club de Lectura

Ilustración: Vista en Max Restaurant Group

Anuncios

8 comentarios en “La sonrisa de los tristes, segunda parte

  1. Veo que siguen las andanzas de los padres del “Stra- Perlo”. Menudo par de dos. Y España, como siempre, en la encrucijada.
    Observación muy personal -y posiblemente equivocada- de un lector de “Riña de gatos”:
    Me pareció una obra bien escrita, como es habitual en las de su autor, pero excesivamente “correcta”, por tratarse de una obra aspirante al Premio Planeta. Nadie, de ninguna ideología, se sentiría especialmente molesto por su contenido.
    Un saludo, Xibelius.

    Le gusta a 1 persona

    1. Completamente de acuerdo. Es más: yo, que soy muy mal pensado con según qué premios, creo que hasta se puede tratar de un encargo con unas directrices previas. El atolondrado Whitelands palidece en exceso cuando recuerdas al “detective loco” de la cripta, por ejemplo. Por lo menos Mendoza sigue teniendo una técnica impecable y así salva bastantes momentos de la novela.
      Saludos, Cayetano.

      Me gusta

  2. 😀 😀 😀 Tardas, pero cumples…

    Continúa hoy???? Jo, di que si.

    Estoy completamente de acuerdo en lo de no discutir jamás con un polaco… mira el papa ese que tuvieron (tuvimos) y quieren canonizar. Telita. Me alegra que el gordo no muestre interés en polonizarse 😀 😀 😀 y me parece increíble el talento que tienes para hacernos ver, oler y sentir con él, para verlo volar en la motocicleta, para enamorarnos de Billy con él…

    A mí las dos entregas que llevamos me gustan mucho más que todo “Riña de Gatos”.

    Un beso

    (Creo que se va a duplicar el comentario o a no publicar nunca que también puede pasar)

    Le gusta a 1 persona

    1. 😀 Gracias, Vega. Esta vez el comentario no se ha duplicado: vete a saber dónde ha acabado el otro.
      Sí que cumplo, mujer, ya verás como ésta sí la acabo 🙂 Y lo dicho: iba para un par de páginas, ya van una decena y todavía queda historia. Lo que no sé si voy a poder ser siempre puntual en las entregas. A ver si llego a la de la semana que viene.
      ¡Algo de “Riña de Gatos” yo sí salvaría! No mucho, vale. Pienso como dice Cayetano un poco más arriba.
      Un besazo, Vega.

      (Cada vez que recuerdas el Palabrario pienso: Ahí sí que había un buen filón, leñe. Y no digo nada más…)

      Me gusta

  3. Como los personajes son reales, he estado buscando fotos de Bilbo y Billi, pero sólo me sale el hombrecito del señor de los anillos. Que rabia. Me encanta ponerles cara a toda esta gente que sabe vivir tan bien. El prota, el de la moto, debió sentir mucha envidia todo aquel tiempo. Y come mucho, y habla mucho…buena comida y buena conversación. Su interlocutor debe estar flipando; si fuera yo, sí me habría pedido un postre.
    Y si hay combate-que no me gustan, pero me gustan mucho ma´s que el “fúrbol”- ojalá gane Paulino.
    Auqnue la que más mola de momento es Billi….

    Venga, danos más, no te hagas tanto de rogar….

    Un besazo 😉

    Me gusta

    1. 😀 😀 😀 ¡Sí, seguro que te habrá salido el hobbit en todas las busquedas!
      Yo soy muy malo poniéndole cara a la gente que no conozco: no acierto ni una. Y lo peor es que a veces me quedo casi mosqueado, con la idea de que era mejor como yo lo había imaginado 😉
      ¿Cómo imaginas tú a Jack? ¿Y sus dibujos?
      Con Billi lo tengo más fácil: no he encontrado ninguna foto del personaje real, con lo que la Billi del relato es invención mía por completo.
      Gracias, Moni. Un besazo.

      Pd. 😀 Venga, va: aquí tienes una foto del Jack Bilbo real y de uno de sus cuadros. ¿Era así como lo imaginabas?

      Me gusta

      1. Pues sí! más o menos así lo imaginaba..así su pipa, su expresión sagaz y su dibujo extraño. He encontrado algunos más, jeje, y del bar. Aunque me imaginaba mucho “menos” de sus vidas. La realidad siempre superando…Que extraño, de Billi no aparece ni una, es verdad 😉
        Muchas gracias 🙂 Quedo intrigada con la continuación…

        Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.