L

l-imageLa L es una letra del alfabeto latino. Es la duodécima letra y novena consonante del alfabeto latino básico, al igual que en la versión adaptada que emplea el idioma español, en el cual su nombre es ele, en plural eles. En español y en muchas otras lenguas representa una consonante sonante, oral, lateral y alveolar. En alfabeto fonético aeronáutico se le asigna la palabra Lima. En código Morse es: ·-·· Es la novena letra más frecuente en español: en un texto cualquiera, un 4,97% de las letras serán eles, aunque sólo está al inicio del 2,83%, cayendo en esta estadística a la decimocuarta posición.

La letra L deriva de la duodécima letra del alfabeto proto asinaítico Lamed, que se refiere a un aguijón para buey, es decir una forma de espoleta que se usaba para hacer mover a este animal. Corresponde a la letra L del alfabeto latino o romano, y gráficamente a la letra Lambda griega arcaica, que proviene de la letra Lámed ya mencionada. Su origen es un signo de la escritura jeroglífica egipcia representado por un tigre: ‘labo‘, transformándose cuando pasó a la escritura hierática y demótica. La letra Lamed se utiliza en hebreo para todo lo que tenga que ver con estudiar o enseñar. Para los estudiosos de la cábala, esta letra representa la aspiración del alumno devoto de aprender de la boca de su maestro. La semilla de la sabiduría, insinuada por la letra iud, desciende desde el cerebro (Adán) para impregnar completamente la conciencia del corazón (Eva). Lamed designa el hecho de de pasar de un estado pasivo a un estado activo; indica una meta hacia la cual debemos dirigirnos, pero también implica la transición en la que uno se encuentra antes de alcanzar una meta. Lamed designa el aguijón que nos enseña que todo debe estar seguido de actos concretos y que lo aprendido no es una simple teoría sin fundamento real.

La letra lamed representa al número 30. La letra griega lambda, en su sistema de numeración, también tiene un valor de 30. Sin embargo, en la numeración romana, la letra L representa al número 50 .


Un año más se acerca el solsticio de invierno, con todas las celebraciones y fiestas asociadas; con los agobios de quienes las detestan, con la ilusión de los que las esperan, con el consumismo desatado, con la fraternidad impostada… Ay, con todos los tópicos, uno tras otros, sin que ninguno falte a la llamada. Isaac Asimov, en su “De los números y su historia”, aventuraba el más que probable origen de todo este belén: “El solsticio de invierno es una cosa mucho más seria. La posición del Sol en el firmamento iba descendiendo de un día para el otro, y para una sociedad primitiva que no conocía con certeza la invariabilidad de las leyes astronómicas bien podía parecer que esa vez el Sol seguiría bajando hasta desaparecer para siempre, en cuyo caso jamás volvería la primavera y todo ser vivo habría de morir. Por ello, a medida que la declinación del Sol se iba haciendo cada día más lenta hasta llegar a detenerse e invertirse el 21 de diciembre, había motivo para sentir un gran alivio y regocijo que con el tiempo se institucionalizaron en una gran festividad religiosa, caracterizada por el júbilo y el libertinaje
Así que yo, que no me pierdo una fiesta ni por prescripción médica, alzo mi copa junto a todo aquel que quiera apuntarse y brindo por el Sol Invicto, el que vence a la fría oscuridad y reinicia un año más el Ciclo de la Vida.

Io, bona, Saturnalia!

Nos vemos en unos días.


Fuentes:
wikipedia
verne
ecured
letras hebreas
adivinario

Anuncios

19 comentarios en “L

  1. Celebrar las Saturnales… Me apunto! La llegada del nuevo ciclo de luz bien merece la fiesta. Que lo disfrutes mucho Xibeliuss!, Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Y esos que celebraban el sol invicto tenían que cocinar para doscientos con buen apetito? Porque igual se les quitaban un poco las ganas de celebrar… yo es que no sé muy bien que me pasa este año, me parece que el señor scrooge se ha apoderado definitivamente de mí 😛

    Tú este pedazo de post lo sacas ahora para que no se nos olvide cuanto te echamos de menos, no?

    Ya me parecía, ya.

    Un beso

    Le gusta a 2 personas

    1. Aquellos de los primeros que celebraron el Sol Invicto es posible que echaran al caldero a los que pretendían que la fiesta es sólo cuestión de zampa y que otros deberían esclavizarse para que ellos se revolcasen entre las viandas 😀
      Una de las grandes cosas de estas fechas es la posibilidad de reencuentros; no los amarguemos con panzadas de trabajo y adicción al alka setzer 🙂 Al final, en cada familia siempre hay un cuñado de chiste y él se basta y se sobra para ejercer de Scrooge.
      Un besazo, Vega. No me voy, no.
      Sé lo que tengo pendiente de entregar 😉

      Me gusta

  3. Me uno a tu brindis si se puede, con una copa vacía. La llegada a este tiempo de días mas cortos y festivos que siempre fueron de añoranza para los que se fueron pues no se muy bien porqué, se les hecha mucho de menos. Había mucho que celebrar: más miembros en la familia, se acababa el peregrinaje por la oficina del paro por fin…Ya estoy fuera de sus exigencias y había motivos si, para terminar el año felices y relajados. La letra L acompañada de mala fortuna o La mala suerte nos reservaba unas fiestas y un fin de año nunca imaginado. La vida trae a veces situaciones así de tristes. Estaré un poco ausente y no quiero irme sin dejar aquí una felicitación para ti y tu familia y tus amigos y seguidores.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Siento que las cosas se hayan torcido, Ines. En estas fechas parece, además, que los golpes se sienten bastante más: andamos todos con la sensibilidad a flor de piel, para bien y para mal.
      Un fuerte abrazo para ti y los tuyos y cuenta con que todo, al final, pasará.

      Me gusta

  4. Así que la L…….Te caen 50 ? O tengo que comprar el número para el “gordo” acabado en cincuenta?
    Pues Muchas Felicidades Xibeliuss!!! Que sean muchas eles más y lo veamos:)
    Yo aún no llego a la L….ya me queda menos, jeje…bonito número (Igual no es tu cumple y ando haciendo el “número” de la loca felicitadora 😀
    Que precioso post; “Vive y deja vivir”, tenían también como lema, un lema precioso para cualquier bandera del mundo, pero que no ondea en ninguna.
    Yo también me apunto a la fiesta, con mi carácter, ya sabes, pero no me la pierdo…Que viva el sol!!! Pero que nieve :D:D
    Salud!!!y un besazo muy grande, muuuuy .)

    Le gusta a 1 persona

    1. 🙂 Sí, señorita: L de 50, ¡medio centenario ya!
      Durante mucho tiempo anticipé una gran depresión para esta fecha y, ahora que ha llegado… ¡Me sienta estupendamente! Estoy metido en un proceso de cambios e intento aprovechar y aprender de cada uno de los momentos por los que paso. ¿Suena muy “niueich”? 😀 Pues puedo asegurar que es real.
      Un beso muy grande y a disfrutar, Moni. Estaré un poco desaparecido por un tiempecillo pero volveré. Y pronto.

      Me gusta

  5. Felices fiestas saturnales. Que los dioses nos sean propicios.
    La “L” en los coches de los nuevos conductores significa “learning” (aprendiendo) o “learner” (aprendiz). Nosotros podríamos hacer una traducción libre poniendo “lerdo” (lento en el aprendizaje, algo que suele ser normal entre los conductores novatos).
    Saludos, Xiebelius.

    Le gusta a 1 persona

    1. Jjejeje Creo que lo de “lerdo” iba a ofender a más de uno, Cayetano: casi es mejor asociar el cartelito con una maniobra o algo así.
      Por cierto: en Israel la letra de los conductores nóveles es la lamed, que ya hemos visto el significado que guarda para los cabalistas, la aspiración de aprender. Quizás esto tiene más sentido.
      Un abrazo, Cayetano y que tengas unas felices fiestas.

      Me gusta

  6. Llego un poco tarde pero aquí estoy para darte animo,un poco en plan cabroncete. Estás hecho un chaval, lo que de verdad importa son los quince últimos años de cotización para la jubilación y acabas de empezar, lo que te digo, estás hecho un chaval.
    Un abrazo,amigo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Jjajajaja Creo que lo de la jubilación a los 65 ya no me tocará. ¡No sé si me tocará la jubilación, si quedarán pensiones, si quedará algo público dentro de quince años o todo habrá sido ya privatizado! 🙂 Jo, por lo menos que haya ya utilitarios voladores (y sostenibles) y demás parafernalia a lo Flash Gordon – [esta es otra muestra de lo carroza que estoy ¡y orgulloso!]
      Un gran abrazo, Jesús, y besos para todos

      Me gusta

  7. Felices Saturnales, Xibeliuss. Las frases pueden parecer siempre lo mismo, pero los buenos deseos son sinceros, ¿no te parece? Por eso te deseo mucha mierda para el año que viene.
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí que me lo parece, Carmen: los deseos son sinceros, el anonimato relativo de internet también permite esto.
      ¡El año que viene será el nuestro, el de cada uno de nosotros! 😀
      Un saludo y a disfrutarlo

      Me gusta


  8. De Sol Invictus va la cosa. Así vengo yo felicitando desde tiempos inmemoriales.
    Lo de la L en los coches ya me lo pisó Cayetano así que me atengo a la primera definición de L. O sea 50. Eso no es nada, todavía te queda el resto de tu vida. Y nosotros que lo vayamos viendo.
    L… un perfecto tratado. Supongo que subirás tanta información a la Wikipedia.

    un abrazo
    felices solsticios y saturnales… y un venidero 17 pleno.

    · LMA · & · CR ·

    Le gusta a 1 persona

    1. Los ciclos de la vida están desde luego en el origen de todas las celebraciones, como es lógico y como debe de ser. Yo, como Moni revuelta, intento apuntarme siempre al Carpe Diem y no perderme ninguna fiesta: ¡bastantes motivos hay para llorar, como para no aprovechar los que tenemos para reir!
      Un gran abrazo, Ñoco, y a disfrutar cuanto se pueda. Nos vemos en unos días.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.