De memorias

“El fundamento de la memoria no es sólo su posibilidad de evocar, sino de construir, de crear, de fijar. En el surco del tiempo y en la infinita sucesión de latidos que conforman la existencia, la memoria establece la permanencia, aglutina unos instantes con otros, y enhebra la posible coherencia de cada biografía.

Lo que hemos ido siendo ha estado marcado y orientado por las determinaciones que pasaban por el curso del existir. Sin la determinación que pervive hacia el futuro, sin la fijeza que imprime a cada instante su engarce con el instante anterior y posterior, la vida carece de sentido y contenido, y su tiempo no podría contar más que segundos vacíos, sustentados en su propia nada: la imposibilidad de construir el argumento de su continuidad. La memoria es ser, porque es permanencia y porque diseña en cada individuo los perfiles de un carácter, de un rostro, de una «persona», que manifiesta, efectivamente, «una manera de ser». Y esto es fruto de la persistencia de esos engarces que remachan e identifican lo que, en otro caso, sería una vacía e imposible sucesión.
El recuerdo que aparece en el mito platónico de los hombres redondos que, al ser partidos, se ven ya, necesariamente, impelidos a desear, a buscar lo otro y al otro, con la esperanza, nunca colmada, de la antigua plenitud, se transforma, dentro de la existencia concreta de cada uno, en una teoría del amor y la amistad. En esta tendencia a la perfección en la alteridad, en ese vínculo que define el impulso más fuerte de la vida personal, alienta la memoria de lo que hemos sido. Nuestra forma de querer, las perspectivas que acogen cada historia de amor y de amistad, arrancan, fundamentalmente, de un tiempo pasado en el que nuestras decisiones y elecciones han ido dibujando los contornos de una personalidad.”

Emilio LledóAmistad y Memoria

 “Yo sé que existo
porque tú me imaginas.
Soy alto porque tú me crees
alto, y limpio porque tú me miras
con buenos ojos,
con mirada limpia.
Tu pensamiento me hace
inteligente, y en tu sencilla
ternura, yo soy también sencillo
y bondadoso.
Pero si tú me olvidas
quedaré muerto sin que nadie
lo sepa. Verán viva
mi carne, pero será otro hombre
—oscuro, torpe, malo— el que la habita”
Angel González

 

Anuncios

29 comentarios en “De memorias

  1. Me gusta mucho ese poema de Ángel González.
    También la reflexión sobre la memoria.
    Y ya puestos, también la foto de los dos niños. Me ha recordado a mi barrio de la infancia.

    Le gusta a 2 personas

    1. 😀 Es una foto de infancia de barrio. Totalmente auténtica. Un barrio de las afueras, con su descampado y su fábrica abandonada donde ir a correr aventuras.
      Gracias por pasar, Evavill. Saludos

      Le gusta a 1 persona

  2. Ahí estamos. Me identifico tanto con este post, y lo sabes, y me emociona, profundamente.
    La amistad y la memoria, creo que sobra todo lo demás en mi maleta, siempre metemos demasiado. Y creo también que somos, sólo, lo que somos en los otros. Brindé con ñOCO por Gaia y por el agua, y brindo contigo por Ellos y por Ellas, los que nos hacen Ser, y por la Memoria💚
    Me ha dado hoy por ser muy creyente y por brindar….
    Un abrazo grande, Xibeliuss

    Le gusta a 2 personas

    1. Brindemos, pues. Y sobre todo creamos, creamos que todo puede ser posible si nosotros lo hacemos posible. Jjejeje, y riámonos de (con) la señorita Scrooge-H y sus sarcasmos
      Un beso, Moni.
      Sí, lo sabía 😉

      Le gusta a 1 persona

  3. La memoria disminuye con la vejez, pero aumenta el volumen de los recuerdos. No recordamos lo que comimos hace dos días, pero sí el color de las trenzas de aquella niña con la que jugábamos en el parque. Sin los recuerdos no somos nadie. Como dice Ángel González “si tú me olvidas
    quedaré muerto sin que nadie lo sepa.”
    Un abrazo, Xibelius.

    Le gusta a 2 personas

  4. Asumo y comparto la reflexión de Lledó, no cabe añadir nada más, pero déjame agradecerte la inserción del poema de Ángel González, que ya conocía y que me parece maravilloso. Me alegra mucho habérmelo encontrado aquí. Gracias, Xibeliuss y un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Estoy leyendo “El silencio de la escritura” de Lledó y la verdad es que me está entusiasmando. Llegué a él después de leer un estudio sobre su obra, titulado precisamente “Una filosofía de la memoria” Creo que desde la filosofía busca las mismas respuestas que Ángel González persiguió en la poesía.
      Gracias, Eladio. Abrazos

      Le gusta a 2 personas

      1. Pues lo voy a buscar, porque me interesa mucho, y si lo colocas junto a Angel González, con mayor motivo. Es un nuevo modo de disfrutar de su poesía. Un abrazo. Por cierto, tenía archivados algunos de tus cuentos del club de lectura y he estado esta tarde disfrutándolos. Créeme, son magníficos, y escritos con verdadero gusto, un estilo admirable. Y te lo digo con franqueza. Otro abrazo.

        Le gusta a 2 personas

  5. Lo amo a don Ángel. Siempre me admira esa increíble capacidad de colocar la palabra justa con los ecos justos en el punto justo donde solo hay lugar para ella y cualquier otra no sería. Creo que el fenómeno empezó con su bautismo. Cómo iba a llamarse Daniel o Ricardo, por ejemplo? No, claro, Ángel es como tenía que llamarse.

    El texto de Emilio Lledó también me ha gustado mucho, y la música, claro… pero la foto… es imposible que esos chiquillos estuvieran este verano tirándose pedradas en el pueblo mientras un hombre sembraba lechugas y una mujer los miraba con la bata de cuadros de su suegra😉 Pero, yo juraría que sí, que son los mismos. Miss Revuelta brindará por ellos😍

    Preciosa, preciosa entrada, Xibeliuss. Muchos besos

    Le gusta a 1 persona

    1. 😀 😀 😀
      Pues sí, aciertas: al final todo está relacionado y sólo es cuestión de encontrar los hilos.
      Uno de los niños de esta foto está, cuando menos, detrás de los que se pegaban pedradas en el pueblo este verano. Y seguro que también es un poco del tipo que se peleaba con las lechugas y hasta de la madre en bata. Jjejeje, porque él existió pudieron existir los otros.
      Gracias, Vega, un beso.

      Me gusta

  6. ·.
    Me gusta la reflexión sobre la memoria. La memoria es lo que somos, con todas las adulteraciones y tergiversación que vamos echando a la maleta… pero es nuestro viaje.
    Lo que quede de ella, en los ojos y almas que nos hayan conocido, durará en tanto ellos dure. Nuestro punto de eternidad esta en el ahora, en el instante en que nos revivimos.
    Y ya que andan brindando, a ver si El Tejón organiza un brindis en los Molinillos del Diablo.

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    Le gusta a 2 personas

    1. Pues sí, yo creo que ya va siendo momento de convertir nuestros brindis virtuales en algo más corpóreo 😀 Sea en los Molinillos (que tienen una pinta magnífica) o donde podamos, pero habrá que ponerse.
      Un abrazo, Ñoco

      Me gusta

  7. Lo mejor de la memoria es que es selectiva. Guarda celosamente los recuerdos felices y desecha aquellos momentos que un día nos hicieron sufrir.

    Cuando un ser querido se nos va, nunca desaparece del todo en nuestra vida…..la memoria se encarga de que siga viviendo , siempre que nuestra mente los recuerda.

    Ese precioso poema explica en buenas palabras lo que supone la memoria el el sentir del hombre.
    Las fotos dan testimonio de un tiempo pasado que la mente conserva en la memoria y que no tiene nada que ver con la vida actual.
    Se fueron grandes poetas, músicos, arquitectos, pintores….pero a pesar de que pasan los siglos hoy aún se les recuerda. El testimonio de sus valiosas obras hacen que continuen su recuerdo.

    Besos

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Afortunados somos de tener memoria selectiva! Hay una enfermedad llamada Hipermnesia que no permite el olvido y debe ser una auténtica tortura. Borges, no podía ser otro, tiene un cuento sobre ello.
      Gracias, Antonia. Un abrazo.

      Me gusta

  8. Comparto totalmente la reflexión y los temores,amigo, me tocó muy de cerca ver como mis seres más queridos iban perdiendo la memoria. Un homenaje precioso a esa gente que deja tan buenos posos en nuestra vida.
    Seguro que un brindis a Gaia en los Molinucos del Diablo quedaría profundamente marcado en todos aquellos que se animen a subir.
    ¿Alguien más se apunta?.
    Un abrazo para ti Xibeliuss y un caldo de gallina vieja para el maestro.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Yo me apunto, voto a Brios! 😀 Al caldo de gallina, a los Molinucos y a lo que haga falta!
      Ay, sí, me temo que ya va siendo necesario ponerse en serio y hacer una juntanza como los dioses mandan. Mi problema principal, como bien sabes, es que yo suelo tener la agenda al revés. Pero malo será…
      Un abrazo, amigo

      Me gusta

    2. Bueno tejón, Pedro y yo nos apuntamos, a ver si es posible..
      Aunque os tocaba acercaros a vos….que teníais ganas de conocer las Médulas.. Tejon , tejon, que siempre te me vas ” palmonte”Pero bueno, dónde mejor se pueda

      Le gusta a 1 persona

    1. Dos maneras muy diferentes de abordarun tema similar. Las dos muy interesantes: una apela a la razón, la otra busca las sensaciones.
      Un abrazo, Valverde. Lo dicho: habrá que ir poniéndose en convertir la reunión en algo tangible 😀

      Me gusta

  9. Gran maestro Lledó y buena forma de definir la memoria y su importancia a la hora de reconocernos en nuestros recuerdos. Parte de lo que somos se basa en lo que recordamos de nuestro pasado; de ahí el pánico que sentimos hacia el alzheimer y la pasión que ponemos a la hora de captar cada instante en fotografías y vídeos, ahora al alcance de la mano con los móviles.
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.