El Mar Pequeño

“—¡Que rabie ese rancio!—decía doña Manuela, indignada al saber la furia con que su hermano había acogido tales reformas—. ¿Cree que toda la vida la hemos de pasar como unos miserables, con pan y cebolla y un vestido viejo?
Don Juan también hablaba, y había que oírle.
—Tu madre está loca—decía algunas veces a Juanito en la puerta de Las Tres Rosas—. Si esto sigue más tiempo, todos iréis a pedir limosna. ¡Ah, qué cabeza…! ¡Parece imposible que sea mi hermana! Para ella lo principal es aparentar, y del mañana que se acuerde el diablo. Lo que yo digo: «arroz y tartana…» y trampa adelante.”
Vicente Blasco Ibañez – Arroz y Tartana

small Valencia_18

“Al salir del canal, la barca-correo comenzó a deslizarse por entre los arrozales, inmensos campos de barro líquido cubiertos de espigas de un color bronceado. Los segadores, hundidos en el agua, avanzaban hoz en mano, y las barquitas, negras y estrechas como góndolas, recibían en su seno los haces que habían de conducir a las eras. En medio de esta vegetación acuática, que era como una prolongación de los canales, levantábanse a trechos, sobre isletas de barro, blancas casitas rematadas por chimeneas. Eran las máquinas que inundaban y desecaban los campos, según las exigencias del cultivo.
Los altos ribazos ocultaban la red de canales, las anchas «carreras» por donde navegaban los barcos de vela cargados de arroz. Sus cascos permanecían invisibles y las grandes velas triangulares se deslizaban sobre el verde de los campos, en el silencio de la tarde, como fantasmas que caminasen en tierra firme”
Vicente Blasco Ibañez – Cañas y Barro

small Valencia_24

Anuncios

11 comentarios en “El Mar Pequeño

  1. ·.
    Me ha encantado la introducción. Sabía lo de la carne de rata, en la paella. Habría que aclarar que era de rata de agua, no de alcantarilla.
    Las citas de Blasco Ibáñez no sitúan en aquella Valencia que las generaciones actuales no alcanzan a conocer y comprender.
    Y para completar, muy buena música.
    Un abrazo Toño

    LMA · & · CR
    acga = ñOCO Le bOLO = Alfonso

    Le gusta a 2 personas

    1. “La gente de tierra adentro escupía con expresión de asco, entre las risas y protestas de los de la Albufera. ¡Un bocado delicioso! ¿Cómo podían hablar si nunca lo habían probado? Las ratas de la marjal sólo comían arroz; eran plato de príncipe ” Decía también Blasco Ibañez. No, desde luego, no eran ratas de ciudad.
      Abrazos, Ñoco!

      Le gusta a 1 persona

  2. Que buen regreso, amigo, y que recuerdos me traes de cuando estuve en El Palmar y en El Saler la temporada que trabajé en Valencia.
    G*** va muy lento últimamente, vas a tener que venir a repararlo…jejeje
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  3. Yo recuerdo escuchar a mi padre contar que había comido en alguna ocasión paella de rata de agua y oír que el pisto o tomate frito con gato estaba exquisito que apenas se diferenciaba del conejo y a mi se me ponía cara de asco, no lo podía remediar.

    Has estado en mi tierra y no me has dicho nada, hermanito? Uhmmmm, muy mal… eso no se hace, te hubiera hecho un All – i – pebre para mojar pan.
    En cualquier caso, me alegro y si te ha gustado, aun más!!

    Un fuerte abrazo!!

    Le gusta a 2 personas

  4. Los tiempos de leer “arroz y tartana” o “cañas y barro”, eran de lectura obligada. Valencia es lugar muy especial, al menos para mí, al ser tan diferente respectoa nuestra tierra. Bonita música.
    Un abrazo.
    Postdata: tengo pendiente ir a verte, me debes una recompensa por ejercer de guía. Ja, ja, ja… Nos veremos.

    Le gusta a 2 personas

    1. Jjajaja, por supuesto que sí: ya tengo la placa honorífica preparada, además del café o lo que se tercie.
      Hace ya unos años las adaptaciones televisivas pusieron a Blasco Ibáñez de máxima actualidad. Y en su época él ya fue un personaje con una gran presencia pública, además de todo uno de los autores más leídos. Me interesa mucho esta faceta suya, la de crítico político, director de periódicos y de editoriales populares.
      Abrazos, Valverde

      Le gusta a 1 persona

  5. Leer a Blasco Ibáñez es un ejercicio de autoconocimiento a pesar del paso de los años. La acción casi siempre está en Valencia, pero, ¿qué importa el lugar? La contraposición de dos hermanos en sus modos de pensar, auteridad frente a derroche, se da ahora y siempre.
    Un saludo

    Le gusta a 2 personas

  6. No se como serán esas ratas de agua, pero llamándose rata, de saberlo , no probaría una cucharada. Las paellas me encantan sobretodo de marisco, alguna que ltra paella he saboreado en las playas del Saler y de Cullera.

    Besos

    Le gusta a 1 persona

Gracias por tus comentarios. Por favor, no te sientas obligado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s