París, Noviembre

Opinión

Imagen Base: Janu Fotografíe

Nunca conocí París. Pero siempre lo tuve, siempre me quedó París: un París tan impostado como el final de Casablanca, un París más idea que ciudad, un acto de fe, un teorema. Un tópico. Una utopía. Todo a la vez.

Mi París era el Sena, el Louvre, Montmartre, Montparnasse. El Barrio Latino también. Era el quinteto de Django y Grapelli,un tango apache bien apretujado, Josephine Baker y el lamento en espiral del acordeón. Era Maxim´s y era el Moulin Rouge, el Folies, la Boheme y el existencialismo, una muchacha con boina y foulard, las cavas del jazz llenas de absenta y chanson.