Veraneantes en Páramo

paramo-de-la-polvorosa

– ¡Venga, chicos! ¡Poneos que os saco una foto!

“¡Oh, no, hoy no, maldita sea!” Paloma sintió el ahogo subir por la garganta hasta pintar de rojo las puntas de sus orejas. Tenía que ser hoy, la fotito, cuando su madre se había empeñado en calzarle el maldito vestido de los malditos cuadros, jopé, y hasta ayer mismo que había aguantado con su camiseta de Marco y los vaqueros cortos… (más…)

navarra-06

36 horas en el Reino

“Para mi desgracia -como dice El Tejón – viajo siempre falto de tiempo, lo que no deja de ser una reedición de los suplicios de Tántalo: asomarme a los sitios y no poder profundizar en ellos”

Desazón

suricato

En todos los blogs que he lanzado o en los que he participado desde que me inicié en el mundillo – unos cuantos ya, ¡ay! – una constante se repite con la contundencia de un principio matemático: las entradas en las que publico mis relatos son… las menos visitadas. Por supuesto, los relatos no tienen la culpa de nada: los problemas se centran en lo avanzado de mis propuestas (ejem), la dura competencia que los videojuegos han supuesto para la literatura en general y, sobre todo, mi nulo dominio del marketing en Internet (nunca soy capaz de encontrar la hora de mayor audiencia, mi target de público objetivo, el branding, el networking, ni siquiera el one to one, baby) (más…)