El Sol de la Albahaca

ramitademejorana

“Cariño, cariño mío
Ramito de mejorana
Espuma que lleva el río
Lucero de la mañana
Ay, serrano qué alegría
Que publiquen los papeles
Que seré pa toa la vía
La alegría de Juan Vélez
Planté por Sevilla entera
Banderas de desafío
Y dice cada bandera:
Cariño, cariño mío”.
Yo no sé porqué razones
Desde que te he conocío
En el fondo de mi alma
Un rosal ha florecío
Y por eso compañera,
Corazón de mis amores
Tu palabra y tu carita
Me huele a flores, me huele a flores
De tus promesas estoy cautiva
Y he de quererte pa mientras viva
Pa tu persona que es mi tesoro
Tengo una Alhambra de plata y oro”

Quintero, León y Quiroga

(más…)

Batería de Cañones

Batería en recarga

“Lo que se espera de ellos, como del resto de los hombres de la primera batería, es que cuando empiece la acción carguen y disparen, carguen y disparen sin descanso, hasta que sean heridos, mueran, se rindan o venzan”

Ira Roja

Ellos tienen la razón.
Nosotros tenemos la locura.
Ellos tienen la televisión.
Nosotros tenemos las calles.
Ellos tienen el dinero.
Nosotros tenemos la vida.
Ellos tienen las balas.
Nosotros tenemos los corazones.
Ellos tienen la guerra.
Nosotros tenemos la cama.
Ellos tienen la angustia.
Nosotros tenemos la rabia.
Ellos lo tienen todo.
Nosotros tenemos lo que les falta

(más…)

Castrotorafe SMALL 010

Amparo

En un calabozo lóbrego, ALONSO (treinta y pico, barba y cabello de preso, ajadas ropas de soldado de los Tercios), manos sujetas por grilletes, baja la mirada. Frente a él, una mujer llorosa (BLANCA).

Je suis

Pues nada, que parece que mientras aquí estamos entretenidos con la muy triste situación de Venezuela o con la épica de la champions league y su posterior paseo por ayuntamientos y otros centros de poder, en Francia, oh la lá, la gente está en la calle partiéndose literalmente la cara contra una reforma laboral que aquí, me temo, nos hubiesen colado sin ningún problema en lo que dura un intermedio del Sálvame de Luxe.
(más…)

Investigación

Vuelvo a escarbar en el archivo. Hace unos días les comenté como mis personajes Indio y Tebib pasaron del cómic al texto; hoy quiero presentarles el primer relato en el que aparecen los dos policias. Fue escrito con anterioridad a “La Estación de Chamberí” y relata hechos inmediatamente anteriores a esta historia; es más: durante un tiempo intenté ensamblarlo todo en un único argumento. ¿Recuerdan el capítulo final de “La Estación...”? El Indio preguntaba por una mujer. Entonces, algunos de los lectores del blog donde se publicó, creyeron que dejaba un final abierto. En realidad tenía que ser el cierre, el punto en común de tres líneas argumentales diferentes.

Una última advertencia antes de empezar: EL TEXTO ES MUY EXPLICITO. Como se suele decir: “Puede herir la sensibilidad de algunas personas“. Ustedes deciden.

Tom Sodoge

Foto número uno. Vagabundo sentado en el suelo junto a una valla de alambre. Las manos atadas con cable sobre su cabeza. Garganta desgarrada, jirones de carne colgando. Pechera de la camisa cubierta de sangre. La boca abierta en un grito mudo. Piernas retorcidas, bien por los estertores de la agonía, bien por los últimos e inútiles esfuerzos para librarse de su asesino. Foto número dos. Mujer abandonada en un solar. La falda y las bragas enroscadas en el tobillo izquierdo. Blusa abierta. Sujetador arrancado. Herida incisa desde la vagina hasta la garganta. Tórax abierto como un libro mostrando interior sanguinolento. Barro de sangre alrededor del cadáver. Foto número tres. Cuerpo de mujer inclinado sobre el capó de un coche, dentro de un aparcamiento. La cabeza girada debería permitir ver su perfil […]


Pueden leer el relato completo en El Club de Lectura, pulsando aquí. Por supuesto, como siempre, gratis y sin compromisos.

 

Foto: Tom Sodoge – visto en Unsplash [Free (do whatever you want) high-resolution photos]

Re-Procesado propio.