Etiqueta: ilustración

Refranes y Aforismos

Cita: s. Repetición errónea de palabras ajenas
Aforismo: s. Sabiduría predigerida.
[Ambrose Bierce – El Diccionario del Diablo]

No me llevo bien con los refranes. Esos que la RAE define como “Dicho agudo y sentencioso de uso común” me parecen una colección de tópicos que tanto pueden “enseñar” una cosa como su contraria. No desdeño, por supuesto, su valor antropológico: estudiando el refranero podemos  aprender mucho de la vida de nuestros antepasados cuando la suya era una sociedad en su mayoría agraria, dominada por la religión y con unos principios morales propios de aquella situación. Pretender que estas toscas sentencias siguen representando a día de hoy la “sabiduría popular” equivale a pensar que un puñado de fábulas pastoriles del Oriente Medio de treinta siglos atrás deben ser norma para la humanidad del S.XXI.

Eko Aforismos y Máximas
Eko – Aforismos y Máximas

(más…)

El Sol de la Albahaca

ramitademejorana

“Cariño, cariño mío
Ramito de mejorana
Espuma que lleva el río
Lucero de la mañana
Ay, serrano qué alegría
Que publiquen los papeles
Que seré pa toa la vía
La alegría de Juan Vélez
Planté por Sevilla entera
Banderas de desafío
Y dice cada bandera:
Cariño, cariño mío”.
Yo no sé porqué razones
Desde que te he conocío
En el fondo de mi alma
Un rosal ha florecío
Y por eso compañera,
Corazón de mis amores
Tu palabra y tu carita
Me huele a flores, me huele a flores
De tus promesas estoy cautiva
Y he de quererte pa mientras viva
Pa tu persona que es mi tesoro
Tengo una Alhambra de plata y oro”

Quintero, León y Quiroga

(más…)

Bocetos, cómics y otros garabatos

“A veces pienso que subo cosas a Internet para saber dónde las tengo”

tn_figura 1
Nací con un lápiz en la mano. Al menos, así lo recuerdo yo. Mis cuadernos, mis libros de texto y a veces hasta mis pupitres pueden dar fe de ello. Desde el parvulario a a la universidad y más allá, en cualquier lugar donde haya que tomar nota de algo, yo planto un dibujito. Durante muchos años, mi ambición en la vida fue convertirme en autor de cómics. Ojo a los no iniciados: no dibujante, no guionista, no ilustrador, ni siquiera pintor: lo que yo quería era contar historias con dibujos. El arte secuencial, como lo bautizó Will Eisner.
(más…)

La Finca

En el principio fue La Finca, una extensión de huertas medio abandonadas y pastizales al norte de Las Ventas. No muy lejos de allí pasaba la carretera de Barcelona, donde el trasiego de mercancías había traído primero almacenes y luego algunas pequeñas industrias. A su alrededor fue creciendo un barrio de trabajadores, sin lujos, pero con aspiraciones. Cuando al fin erigieron la iglesia, el barrio se hizo parroquia y tomó su nombre: San Lucas Evangelista.

Pronto llegaron los años de la gran emigración, el tiempo en el que las ciudades tocaron a rebato y los pueblos se desangraron tras entregar su capital humano a cambio de desprecio e insultos. O de nada. No había entonces casas para todos ni dinero con qué pagarlas: surgieron así barrios enteros en cuestión de semanas, barracas levantadas en una noche a base de ladrillos de derribo, chapas, cartones o lo que cada uno se pudiera mercar. Con la ayuda de los vecinos y una propina al sereno para que mirase hacia otro lado.

(más…)

El bar del Tío Tijeras

Nunca hubo otro bar como el del Tío Tijeras. Era algo de lo que pronto te dabas cuenta: nada más cruzar la entrada y encontrarte, a mano derecha, con una barra donde las lámparas tiffany lucían sobre fuentes de callos con chorizo, gallinejas y caracoles en salsa. Para mayor comodidad de los clientes, la barra se remataba por abajo con un reposapiés de latón dorado y por arriba, a la altura de los codos, con una banda acolchada de eskai rojo, a juego con los cuatro o cinco taburetes – no siempre había los mismos – que se alzaban entre la montaña de todas esas cosas que en un bar de ley deben tirarse al suelo. Hay que decir en favor del Tío Tijeras que él se esforzaba en mantener limpio el local, que, en cuanto tenía un rato libre tiraba de bayeta y escoba sin remilgos; pero también es cierto que los ratos libres no sobraban y que bastaba el paso de un pequeño grupo de parroquianos – a veces uno sólo – para que todo quedase como antes.

(más…)

Maneras de traicionar

sign of the morning by soiled dude

“Dejé a una mujer esperándome.
Me encontré con ella algún tiempo después;
me dijo: Tus ojos están muertos.
Qué es lo que te ha pasado, mi amante.

Y como me hablaba con la verdad
traté de contestarle de igual forma.
Lo que le haya pasado a mis ojos
le ha pasado a tu belleza.

Vete a dormir, mi fiel esposa,
le dije con cierta crueldad.
Lo que le haya pasado a mis ojos
le ha pasado a tu belleza”

—————————-

“Mi esposa y yo hicimos el amor esta tarde.

Nos escondimos juntos de la luz de nuestro deseo,
frente contra frente.

Más tarde me preguntó: ¿Tuve para ti un sabor dulce?
Querida compañera así fue.

Esta noche me quedé mirando con placer cómo se desnudaba y
se ponía su pijama de franela.
La estreché con fuerza hasta que se quedó dormida.

Después cerré la luz y abandoné la habitación cuidadosamente y bajé aquí contigo”

———————————–

“Cada hombre
tiene una manera de traicionar
a la revolución.

Ésta es la mía”

Letra: Leonard CohenAntología Poética

Música: Madeleine PeyrouxDance me to the end of love

Imagen: desde Soiled Dude